domingo, 14 de noviembre de 2010

UN PAQUETE DE PIENSO




Esta semana me encontré a orillas del rio Iro con una escena de amor.
Esta escena de amor, pese a su conmovedora imagen, no tendría que existir.
El ayuntamiento de Chiclana consiente el abandono de estos animales a su suerte.

Cruzando uno de los puentes del rio pude ver a lo lejos, en la otra orilla, algo que me llamó poderosamente la atención. Gatos, decenas de gatos. De todas las edades. Cachorritos juguetones y gatos adultos se arremolinaban ante el muro del paseo mirando hacia arriba.

Una señora mayor los llamaba y se disponía a echarles comida. Rodeada a sus pies de bolsas de plástico sacaba paquetes de salchichas que iba abriendo y cortando para dar a los gatos.
Me acerqué, y tardé treinta segundos en sostener un diálogo con ella.
Se quejaba de la suerte de aquellos gatitos. Me relataba que, cuando las aguas del rio suben, ve cómo los animales se ahogan sin remedio si no alcanzan a subir más arriba en el muro.
-Allí hay una poza...-me decía- Si caen allí se ahogan y yo no puedo hacer nada, solamente verlos morir. Los pequeños no pueden subir tan alto... ¡Es terrible verles maullar deseperados y ahogarse!
-Pero ¿y el ayuntamiento? ¿y una protectora de animales?...-le preguntaba yo.
-Estoy harta de acudir a las protectoras de animales, dicen que no tienen dinero. Y el ayuntamiento que si no pueden ayudar a la gente, cuanto menos a los gatos... Y yo estoy muy mal con los nervios, tengo el azúcar alta y lloro mucho porque nadie me hace caso.
-¿Viene usted todos los días a echarles de comer?
-No, todos los días no puedo, ayer no vine. Tengo una pensión no contributiva y apenas tengo para mí. Vivo aquí, en los pisos del ayuntamiento.

Y un ruego se deslizó entre sus labios...
-Por favor, dile a la gente que vengan a echarles de comer, que un paquete de pienso no vale mucho en el supermercado, aunque sea uno pequeño... Yo no puedo darles más.

Era una escena terrible ver y escuchar a aquella anciana implorar por aquellos animales. Y escribiendo este post, tengo que secarme las lágrimas. No sé si por sentirme desarmada ante este amor, o por impotencia y rabia, o por resignación y cobardía, o porque es verdad... tan verdad como el día y la noche que siempre, SIEMPRE alguien puede enseñarte algo.
Y esta mujer, tan bella como un rayo de sol, era también tan pobre que era la última... La última de una sociedad ocupada que pasa por el lado del rio Iro y no ve la grandeza de aquel gesto.
¿Quién va a hacer algo por estos animales? ¿Podemos hacer algo?... Si ella decía que había quién allí los abandonaba. Gente que los dejaba a su suerte, los traía en canastos y los echaban al rio.

Los animalitos, ajenos a todo comían con avidez los trozos de salchichas, y también unos restos de arroz que el día anterior alguien dejó para ellos.
Tienen el pelo brillante, se les ve sanos y fuertes. Los cachorros juegan indiferentes a la suerte que van a correr.
Por lo menos conté treinta...
¿Alguno de vosotros sabe qué se puede hacer aparte de echarles de comer un paquete de pienso...?





5 comentarios:

Dialogotomía dijo...

Esto representa una vez más la crudeza de la vida. Yo sufro indeciblemente con estas cosas y lo único que me salva del sufrimiento es la aceptación. Me doy cuenta de la crueldad del mundo y me siento impotente y entonces entiendo. Vida y muerte. Sonrisas y lágrimas.
No es una postura activa, de ningún modo, pero es la que necesito para no pasarlo mal. He hecho muchas cosas por los animales, y recuerdo haber llorado desesperadamente por ellos, pero me hice duro y entendí que la vida es lo que es.

Al cabo del día mueren de hambre, calamidad e injusticia niños, gatos, perros, leones, elefantes, pájaros enjaulados, animales exóticos, etc, etc.

Vida y muerte. Placer y sufrimiento.

Anónimo dijo...

holaa,acabo de encontrar una chica en chiclana que quiere ayudar a las colonias de gatos..le he hablado de estos gatitos y volvi a entrar eb tu blog para poder darle su ubicacion!!!esto es otra lacra de esta sociedad en la que vivimos..en cadiz ya no sabemos que mas hacer para ayudar a las colonias del campo del sur!!tengo amigas que se desviven para sacarlos de alli y evitarles una muerte segura..ademas hemos tenido que ver como son asesinados de las maneras mas crueles que os podeis imaginar!!y las autoridades??? nada de nada!! son un reclamo turistico en cadiz..y aun se les hecha las culpas porque donde ellos viven hay malos olores...esos olores son producidos por los gaditanos y gaditanas guarros que tiran alli sus basuras !!no los gatos,por favor gente de chiclana con corazon..si podeis ayudar, hacedlo!! si todos nos unimos contra el maltrato animal..llegara un dia en que seamos escuchados de una vez!!! gracias por hacerte eco de este desastre que tambien ocurre en chiclana,un beso!!!

tangai dijo...

Sí Víctor... es así. Placer y sufrimiento. Es desolador, de verdad.

tangai dijo...

Hola hermanita, avísame sobre esta persona y pensamos qué podemos hacer por estos gatos. Curiosamente he pasado de nuevo una vez y no los ví, pero como te dije sí vi a un perro parecido al galgo, sólo en la rivera.
Estaré pendiente y te aviso.
Contáctaremos con alguna protectora y haremos presión como podamos.

Anónimo dijo...

Hola! Yo soy la chica de Chiclana que ha ido a darles de comer. Me llamo Rocío. Tu hermana Tania me avisó. Estuve hablando con la mujer que mencionas en el artículo, y aunque fui a las tres de la tarde y no había muchos gatos, le pude dar de comer a unos cuantos. Hoy he ido otra vez y he conseguido cojer a un siamés pequeñito, precioso, de un mes aproximadamente. Lo tengo en mi casa calentito con su mantita, su comidita y su agua. Aunque está un poco asustado todavía, está superbien. En cuanto se relaje y tenga más confianza en las personas, le buscaré un buen hogar. Hoy está lloviendo, y no paro de acordarme de los demás... Este fin de semana voy a ir con mi hermana a ver si podemos coger algunos más, para buscarles el hogar que se merecen. Los gatos grandes no tienen problemas para salir de allí, lo que pasa es que se meten porque allí les ponen la comida. El problema está con los peques, que si sube la marea no pueden salir. Y unos "graciosos" que van por la noche a hacerles perrerías. Bueno, poco a poco haremos lo que esté en nuestra mano para que este mundo sea más de sonrisas que de lágrimas. Si tenéis alguna sugerencia o idea, o alguien más quisiera ayudar, estoy a vuestra disposición: goletilla2l@hotmail.com