sábado, 31 de diciembre de 2011

ALTO INTERÉS EN LA COLA DE LA CAJA DE AHORROS

Puede decirse que Mariquilla no estaba muy por la labor de dar consejos aquella mañana; era final de mes. El final de mes es como un limbo en el que la conciencia "viaja en el tiempo" a lugares maravillosos llamados comúnmente "del uno al cinco".
Normalmente Mariquilla tiraba de la suegra los fines de mes, iba al mercado a por su kilo de peras de agua, el pan de telera o lo que ella le pidiera. Le ponía su buen puchero con "to lo'avío" y ya de paso comían los niños, el marido y ella. Pero este mes nada; el último domingo de reunión familiar había habido follón en el chalecito de la cuñada. Nada grave en principio, una porfía como otra cualquiera, pero la suegra había sacado la pechera para defender a su niña y ahora andaba la cosa tirante...
Total, que estaba ya en la cola de la caja de ahorros para pedir un anticipo a ver si la santa benevolencia le daba el sí quiero...

Todo esto me lo contó Mariquilla después, cuando salimos las dos al día soleado, yo con cincuenta euros menos y ella con un "la madre que los parió" en el monedero. Ya me conocía yo al "malage" del cajero, un tío con ojeras violeta, cara de perro despertado a pedradas y polito de "lacoste".
Al principio no había visto a Mariquilla; llegué con un sofocón por las prisas y con un creciente dolor de lumbago, así que me senté en la primera silla que vi, al lado de una vieja gitana de mil colores con unos zarcillos de corales que quitaban las penitas del "sentío".
"Po ezo descanzá y zu poquito de caló zeco...", me dijo ella en respuesta a mi información gratuita: "Me voy a sentá que vengo fatá del lumbago...".
-Ya...-respondí- pero fíjese usté que con la hora que é y todavía no tengo ni planteao el almuerzo...

Una señora con aspecto de gallina clueca arribó a puerto echando el ancla al final de la cola.
La cola da para mucho, así que en un "arriquitaun" tuvo la deferencia de darme su consejo para remediar el dolor de lumbago: pañitos calentitos de la plancha... Eso, según ella era un remedio fenomenal. "Yo tengo mi bolsita de agua caliente..."- le respondí, a lo que la gitana mayor-de-los-corales apostilló: "¿una mantita elétrica no tiene muchacha?"
-Ojú, es que eso vale mu caro...-me quejé- Yo me quedo con la bolsita, mejor... en cuanto llegue me la pongo-dije, porque ya empezaba a temer que me pidieran el teléfono para llamar al día siguiente a ver cómo seguía...

Llegados a este punto ya tenía a tres doctores por delante y a dos sufridores nuevos por detrás de la señora clueca, pendientes, interesadísimos en no perder detalle de la conversación sobre mi lumbago.

Y allí al final, al final de la cola o al principio, según se mire, vegetaba Mariquilla justo detrás de una boina con un señor debajo. Tal estaba siendo el revuelo y el rosario de consejos sobre mi lumbago, que hasta aquellos lares llegó el tangai y ella, volviéndose hacia atrás y enmarcando un consejo entre sus labios pintados de rojo-mercadona, sentenció sin saber en principio a quién beneficiaba su sabiduría de descansillo:
-Ezo, ezo mejó darze con un zecadó der pelo...

domingo, 27 de noviembre de 2011

miércoles, 23 de noviembre de 2011

ASAMBLEA BRUJERIL, NUEVE Y COMA TREINTA. (CHIRIGOTA CONTRERAS)

Tipo: el particular.
Destacaría, no obstante el guiño erótico de la Reme que superó con creces la bata de lanilla con brocado de la Loli y mi poncho rojo pasión: aquellas babuchas de fondo negro con el conejito del playboy en plateado. Así, los dos simétricos, los conejitos, juntitos.
La Piru fiel a su estilo chacina, embutida en unos leggins imposibles y revestida a su vez con un jersey apretaíto.
Angeles con su libro de actas y las mechas a punto de caramelo, era la más acorde a la situación; de presi, pero a la fuga..
La muñeca, en vaqueros y con cuarenta y ocho kilos (triunfo donde los allá con cincuenta tacos).
De secretaria-apuntadora y guardiana de la moral comunitaria, la "guapa", haciendo gala oportunamente de una original camiseta de "Chapa y pintura Manolito".

Llego. Mi poncho rojo pasión diluye su protagonismo de mercadillo pese a mi paseo-pasarela. Me defiendo de la broma: "presidenta tú" ¿yo? ¡nanais!.
Comienza el combate.
La "guapa" portadora de una bolsita de plástico (pagada convenientemente a dos céntimos) menea los quince papelitos del interior.

"Er quinze" "¡la niña bonita!", canta.
-¡Anda la Mariajo! Esa no'stá... y no va a queré. Pero le tocó...

Solucionando la "maldá" brujeril imperante y sin saber a qué se venía hace su aparición la pobre de la puerta dos, con un estilo "Fofito-forever" acompañada de manera incondicional por un aspirante a marío, monocromático y con muy mala leche.

Recapitulamos: en este punto la reunión vuelve a comenzar. Se guarda el papelito de la del quince... con artístico disimulo. Los conejitos de la Reme mueven las orejas de gusto.

"Estamos eligiendo la nueva presidenta... Pero que no tiene que hazé ná, to lo lleva la gestoría. Es más que ná pa comprá los producto de limpieza y llamá si ze estropea argo. Vamo, que no lleva er dinero ni ná de ná..."

Meneo de papelitos. "Er dó"
-¡Anda Pepi que ta tocao!,-vocifera la guapa.
"¿Pero ya e prezidenta?", refunfuña el monócromo.
"¡Qué se le va a hazeeee!". Fofito es un hilito de voz.

Se levanta la sesión que los niños esperan la cena.
Corrillo de casapuerta: "que si la del nueve, que si los rezibo que no ze pagan, que si la lú de la escalera..."

Me despido del respetable: "no sabéi ustede ná ni ná... ¡latín sabéi!" "...y cuatro idioma má si me apura. Mira la Mariajo... contenta que va. ¿Quién quiere sé presidenta-postisa? Eso de comprá lejia na má no tiene glamú ninguno"

-¡Buena'noshe artista...!, me dicen.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

domingo, 30 de octubre de 2011

La madrugada cómplice envuelve el suave velo de tus caricias, ¡aquellas mariposas...!  ella abre el universo efímero donde caen en pétalos las canciones de mis placeres...
Como una niña adorno con ellas las horas extensas... mientras escribo en tus ojos deseos que siguen naciendo... amore... amore...
...amore...

La eterna vida se ahoga en un instante.
Un instante de mil años en el que vivirás sobre mi piel...

domingo, 11 de septiembre de 2011

DOÑA MERCEDES

Todos los días a eso de la una de la tarde tenía que entrar a la iglesia, menos los sábados y domingos, que yo me veía fuera del alcance de sus zarpas.
Todos los días Doña Mercedes me obligaba a acompañarla a "hablar con el señor". Alguna vez incluso a misa y allí me veía yo observada de reojillo por aquella octogenaria con una mala uva de narices y una altanería a prueba de bombas. ¡Pues menudo reojo tenía!

A las doce tenía yo que haber terminado todas las tareas domésticas porque a esa hora ella ya se estaba vistiendo para salir. Apenas me daba tiempo de ponerme los zapatos y adecentarme el pelo y ya estaba ella compuesta y tiesa con el bastón de empuñadura de plata en la mano, esperándome junto a la puerta del ascensor.

Primero visita (o revista) a todas las tiendas del barrio. Eso no me disgustaba, claro. Después a la carnicería o a la frutería o a la pescadería... y siempre para dejar bien claro que ella se merecía el mejor y más exquisito trato, que su marido había sido "caballero hospitalario" y no sé qué más cruces franquistas. Amén de tener dos hijos catedráticos, que por todos los sitios lo decía.

Aquel día llevábamos pescadilla.

Las puertas de la parroquia estaban abiertas de par en par ese día. "Qué raro", me dije.

-Doña Mercedes, a ver si es una boda... -le dije al verla tan dispuesta subiendo la escalinata.
Lo dije por decir porque por más que buscaba el coche de los novios, yo veía aquello muy tranquilo.
Cuando entramos a la iglesia casi me da un soponcio.
Allí, en el pasillo central, ante un señor muy serio vestido como una mesa camilla brillaba un ataúd.
A izquierda y derecha los familiares sentados en los inquisitoriales bancos, lloriqueando y lamentando. Y yo con la pescadilla.
No podía creérmelo.
"Mujer, reza hoy en tu casa... ¡menudo corte!", pensaba yo. Pero ¡qué va! Doña Mercedes del sagrado corazón ya estaba dispuesta en un banco con los ojos mirando al altar o a la mesa camilla ¡yo qué sé!
Y yo con la pescadilla. Me dio pena y la acomodé dignamente a mi vera, esperando que no se notara el olor a fresco...

Aquello se me hizo eterno. Yo miraba a la gente vestida para la ocasión, al muerto que seguro todo le daba igual y a la señora Doña Mercedes tan pancha.
Una carcajada me empezó a presionar en el pecho en un intento por no soltarla. Era surrealista. Hubo quién nos miró extrañado y eso hizo que me sintiera más incómoda.
"¡Que yo no conozco al señor este!, ¡que quiero irme de aquí!"
Y la pescadilla sobre el banco, que como empezara a destilar...

Después de unos minutos Doña Mercedes me miró con esa cara de estar contemplando un insecto y me dice: "Vete para casa y ve preparando el pescado"
Yo, envuelta en una compulsiva intención de agradarla siempre le dije: "No, no se preocupe... tendría que cruzar sola la calle"
Pero Doña Cátedra se quedó, estática, digna, seria y compungida ante la escena.

Y yo, más ligera que el viento me fui a la calle con la pescadilla dando saltitos de alegría sintiendo el sol en la cara.

domingo, 21 de agosto de 2011

El Ciego - Jose Luis Perales

Aquellos diecisiete años envuelta en estas canciones... mientras los otros niños jugaban a ser mayores.
Aquellas mañanas de autobús yendo a un trabajo de empleada, aquella puerta a la madurez que jamás quise cruzar...
Aquel abrigo entre sus canciones, aquel encuentro con mi soledad...

jueves, 11 de agosto de 2011

Ecce abeja, el tapiz de lana y la fila de pasajeros (quizá fuera un sueño de Alicia...)

Cuando recoges el cuerpo envolviendo las rodillas con los brazos y las apoyas sobre el pecho, se abren las puertas del universo; el universo pequeño, el gran universo.
Eso mismo hice.
Fue entonces cuando encontré una peregrina abeja recorriendo un espacio pequeño del suelo rojo y casi hubiese sido posible no haberla visto si el silencio del monte lo hubiera dispuesto de otra forma.
Una realidad negra y amarilla marchaba sin detenerse a la izquierda de unos pies que no me pertenecían.
En aquel momento me di cuenta de que las abejas no solían caminar tanto. 
En efecto; no era un mérito suyo aquella diligente procesión, la abeja había muerto y era llevada por devotas costaleras como un trono en un culto religioso.


Ignoraba dónde exactamente estaba el hormiguero y si el abdomen de la abeja cabría por él. En buscar el hormiguero comencé a pensar cuando un trueno terrible llamó mi atención justo por encima de mi cabeza... Una fila de pasajeros sentados en cómodos sillones estrechos se empeñaban en llegar a algún lugar.
Me propuse entonces ir con ellos dónde quisiera que fueran: "A cualquier lugar", pensé.
Y mis ojos miopes se esforzaron en seguirlos tenazmente. "¡Esperadme, esperadme!", les decía.
Los imaginé sentados ordenadamente escuchando música o leyendo el periódico sobre asientos de altos respaldos, mientras azafatas con bonitas piernas atendían a sus peticiones.
"Van a Italia.", me dije. "Van a Italia todos en fila, y una ensalada de tomates, queso y albahaca les recibirá muy pronto."


Me pregunté por qué nunca antes había visto ni oído un avión por encima de aquellos montes y me pareció que aquello era algo feo de todas formas.
Puse todo mi empeño en empujarlo más allá de los montes y poco a poco lo fui convirtiendo en un mosquito cada vez más pequeño.
Sé que hubiese sido difícil convencer a alguien de que aquel puntito minúsculo sobre el cielo era en realidad un mosquito volando hacia Italia con una fila de pasajeros en su interior pensando en ensaladas de tomate, queso y albahaca.


Aunque este hecho no hubiera sido nunca un problema para mí, porque pronto conseguí olvidarlo. Tan rápido como mis ojos miopes volvieron a contemplar el cielo con su justo color azul, sin mosquitos diminutos.


Yo no había cambiado mi postura en todo el tiempo y me mantenía recogida como las velas de un navío confiando en el buen viento... entonces, al bajar un poco la vista, me topé con la verdadera razón por la cual había subido a lo más alto de la casa en aquella hora mágica: observar cómo se tejía un denso tapiz de lana de alcornoques... hasta el límite de mi horizonte.










domingo, 7 de agosto de 2011

LAS BARBACOÍTAS DE LAS NARICES.

Vergüenza me da ver cómo dejaron la playa tras las barbacoas por el Trofeo Carranza. Y es que el espectáculo es bochornoso.

Deberían tomar medidas más duras para que esto se evitara, da pena ver nuestra playa llena de basura como un vertedero. Aunque algo me dice que la alcaldesa sí "despertará" de su letargo con motivo del 2012... 
De todas formas los gaditanos deberíamos de querer más lo nuestro y no me refiero sólo al carnaval, porque están todas las calles sucias de meadas de perro (o no) a cada cinco metros y en cada esquina. Da asco. Amar nuestra ciudad es cuidarla, pero a veces se demuestra este comportamiento nefasto que bien deja que desear. ¿Qué imagen da Cádiz? 
He visto en un programa de noticias el espectáculo de basura e inmundicia en que se ha convertido la playa. Todos los años igual, arrastrando a los borrachos para desalojar aquello. ¡Qué inconciente puede llegar a parecer el ser humano, qué poco control, qué asco!

Mi crítica también para la empresa de autobuses que no dispuso más líneas para desplazarse de Chiclana a Cádiz y de San Fernando a Cádiz en las horas en las que se preveía más afluencia de viajeros. 
En el "Pájaro" parada inicial en Chiclana la cola era interminable y los autobuses salían sólo de hora en hora por ser domingo. Hubo personas que se quedaron en tierra, pasando el autobús de largo sin dar explicación alguna el conductor y transportando personas hacinadas como animales de circo.

Gente que no llegaba a tiempo a trabajar... Algunos optamos por ir primero a San Fernando, aunque allí no mejoraba el servicio. Ni mucho menos; la chiquillería (muchos no llegaban a dieciocho), con litros de alcohol, se ponían los cubatas en la misma parada y subían después sin que el conductor ni nadie dijera nada. Fumaron en el trayecto dentro del autobús y este iba con todo el pasillo ocupado de personas de pie y bolsas con botellas de cristal...
No quiero pensar si pasara algo en una situación así. Las normas de seguridad se las saltaron a la torera. 

¡Una vergüenza!



miércoles, 3 de agosto de 2011

jueves, 21 de julio de 2011

DE MERENGUE LA ERMITA.

Pilar, pasa las tardes sentadita en su silla de enea a la vera de aquellas puertas enormes de quinientos años. Ella misma también es una historia. 
Yo nunca había entrado en la ermita de San Antonio y cámara en mano me dispuse a pedir permiso para cotillear un poco.
Hace algunos años ya hice una foto de la entrada de aquella iglesita que parece un pastel de merengue, con su azulejo del santo a un lado y una señal de tráfico al otro. Cosas del progreso. Ella misma me lo decía al querer aparcar el coche: "Si es que esto estaba echo para los borriquillos, no para los coches..."

La ermita está en la parte alta de Ubrique, escondida entre un vericueto enredo de callejas estrechas e imposibles. Por más que lo intento no puedo dejar de pensar en cómo se las apaña un ama de casa para llevar la compra hasta aquellas alturas mientras el "marío" se lleva el coche; con lo pesados que son los "mandaos" aunque haya un colmao cerca, que por allí no vi ninguno dicho sea de paso.
En Ubrique tienen un dejillo muy simpático al hablar, parece que cantan la última sílaba o la antepenúltima, no me acuerdo bien ahora. Es graciosa la impresión que da cuando te saludan, que en vez de un "hola qué tal" es un "¿qué hase?".
Enseguida se te llena el corazón de "ubriquiña", que es como yo llamo a la hospitalidad de la gente de Ubrique.

Así me contestó Pilar, con "ubriquiña" a manos llenas y así soltó un momentito la muleta y me abrió los grandes portalones de la ermita.
Pude contemplar entonces un precioso retablo silueteado en dorado y pintado de verde oscuro, lleno de todos esos adornos que se exponen en las iglesias y que ya no sabría describir con detalle. Aunque lo que sí recuerdo perfectamente son los pañitos del altar almidonados por ella y al saltamontes que como un excursionista, exploraba una parte del retablo...

Un suelo antiguo en damero llamó también mi atención y le pregunté a Pilar si tenía los mismos años que las puertas. "¡Uhhh, desde chica no he visto otro aquí, siempre ha estado el mismo que yo sepa!"-me decía.

Pero Pilar lo que quería era enseñarme lo que había arriba del todo. Y para ir arriba del todo entramos por un lado del retablo hasta una azotea adornada de buganvillas, donde disfruté de unas vistas preciosas del pueblo.
Las nueve de la noche en el estío es la hora perfecta para disfrutar de algo así. Todo parece mágico y bueno, es como una sonrisa que ilumina un rostro ya hermoso.

Pilar no necesita de esos destellos de todas formas, ella es incondicional cuidadora de la ermita y lo hace de una forma completamente desinteresada desde niña.
Relevó a su madre en esa tarea y ninguna nunca cobró nada... ella se queja de no tener hijas que la ayuden. "Mis hijos dicen que ellos no, que no son masoquistas... y aquí sigo hasta que Dios quiera, que no sé quién se va a ocupar de esto cuando yo no esté" "Mira, aquel pañito de croché lo hizo mi madre..."
-¿Y usted vive cerquita Pilar"- le preguntaba yo.
-¡Ahí mismo!, ¡que me vine cuando me casé pa cuidar de esto!-me decía.

Y allí mismo vivía, que de lejos vi la puerta de su cocina. Allí mismo en el patio, a la izquierda de los portalones centenarios.
Con un celo de madre cerró la iglesita, que yo no sé cómo puede cuidarla y limpiarla ella sola con su muleta...
-Y quieren venir a verla la gente y le digo que no, porque nadie me da na ni me ayuda nadie.-se quejaba.
-¿Y el cura, Pilar?
-¿El cura? El cura viene de cuando en cuando a "da" una misa o a "casá" a alguien y ya está...

Pilar me contó muchas más cosas y me hubiese quedado más tiempo allí sentada con ella a la fresquita, junto a su silla de enea, si el coche no hubiese estado mal aparcado, que pasar por aquellas callejas con él ya es un triunfo. Cosas del borrico progreso.

Me fui rabiosa por dos cosas; la primera por no haber podido darle dos trompazos al cura, que seguro que bien que cobra él las bodas y un porcentaje de los reportajes de fotos de los novios. Y la segunda por Pilar, que seguro que piensa que su cuidado en la ermita de San Antonio le servirá de algo a los ojos de Dios.
Por lo menos eso supongo que le habrá retahilado el cura...

Así que si vais por allí dadle algún regalito económico a ella que bien se lo merece, que tiene una pensión mu chica, muchos años y una muleta para andar.

Y sobre todo dadle mucha "ubriquiña".

viernes, 15 de julio de 2011

domingo, 10 de julio de 2011

SANTAS MENTIRAS.

Siempre nos han vendido humo. Les conozco desde dentro y sé de lo que hablo. Supongo que es tremendamente personal el hacerse un seguro de decesos, porque de esto mismo quería hablar: del seguro de decesos.
Existe la tradición de "apuntar" al recién nacido en la aseguradora, igual que se "apunta" a socio del equipo de fútbol. El recién nacido paga desde que nace el derecho a descansar cuando deje de existir en un digno nicho, por un máximo de cinco años.
Durante el corto espacio de tiempo en que estuve intentando aprender a decir "Diego dónde dije digo", me encontré con frases como: "¿Cuántos entierros pagó mi padre, si estuvo toda la vida?"
Pues sí. Este señor, como tantos y tantos, dan de comer a la bestia informe del capitalismo manipulador. Al negocio del miedo.
La solución pasa por replantear estas "tradiciones". ¿Es necesario pagar una cuota desde que se nace para que te entierren? ¿No es esto ridículo?
La misma aseguradora establece unas primas que aumentan según la edad del individuo. O lo que es lo mismo: el riesgo a fallecer aumenta según nos hacemos viejos, esto es lógico. Por lo tanto: ¿no es regalarles el dinero a ellos hacer un seguro de decesos a bebés, niños y jóvenes?
Actualmente los jóvenes, por regla general, no se preocupan por estos pormenores (más que nada porque ya se lo pagan sus padres o abuelos, más conformes a la tradición).
Las aseguradoras, que saben tela, para "tapar" estos huecos venden a los que no quieren el seguro de decesos, un seguro de decesos (por narices) pero disfrazado de seguro de accidentes. Con remuneración diaria por estancia hospitalaria, pero sólo si es por motivo de una intervención quirúrgica y sólo después de tres días de ingreso... y más adornos por el estilo.
En resumidas cuentas que sigues pagando durante años y años y años un seguro de decesos para que, cuando te mueras, tus familiares tengan que sacarte del nicho a los cinco años. Esto la gente no suele entenderlo y por eso reaccionan así. No se trata de ir "juntando" el dinerito para el entierro, pagas un mes por si te mueres ese mes, pagas el siguiente, por si acaso te da por morirte el siguiente...
Entonces, ¿no es más lógico hacerte un seguro de decesos cuando empieces a "renquear" escandalosamente y no en la más tierna infancia? Total, vas a obtener lo mismo, pero te saldrá mucho más económico y además podrás aprovechar lo ahorrado para unas buenas vacaciones (digo yo). El ser humano es un animal de costumbres...
Existen, por otro lado, pequeños ajustes que pueden hacer en tu póliza sin tu consentimiento y por supuesto sin enterarte.
Aconsejo en este punto que, exijáis el presupuesto en vuestra presencia y a ordenador. Y que miréis siempre qué es lo que pagáis por "el seguro de accidentes", ya que según esto obtendríais más o menos dinero de indemnización por uno si lo tuviérais y perfectamente os podrían "colar" el importe mínimo si no miráis con detalle. Y jamás, JAMÁS dejad que os enrollen por teléfono.
Recuerdo una frase super elegante, concisa y contundente que me dijeron una vez. No daba lugar a exponer seguro alguno y es:
NO ATENDEMOS LLAMADAS COMERCIALES. (qué glamour, por favor)
Me gustaría acabar con una nota romántica y muy personal.
Y es que me la "repampinfla" el seguro de decesos.
Cuando me muera, quisiera biodegradarme tranquilamente.

lunes, 13 de junio de 2011

UN NIÑO DEL BARRIO

Entré para comprar no recuerdo qué...
Eso es lo menos importante de la historia; lo importante fue él.
Sé que la dependienta dijo su nombre al cobrarle el recado... que tampoco recuerdo si era pan u otra cosa.
Lo que sí recuerdo es que tenía el pelo pincho y me llegaba un poco más alto de la cintura.
En Carabinas hay muchos niños, muchos. Juegan en los soportales durante todo el día en verano y en invierno durante toda la tarde. Él será uno de tantos. Irá a uno de los colegios cercanos, no sé.

Coincidí con él en la caja del pequeño super del barrio. Era horario de colegio.
Él se sintió obligado a dar la explicación pertinente de por qué no había asistido a clase. Supongo que al vernos a mí y a la dependienta, aunque ninguna de las dos preguntó.
El chico "pelopincho" dijo:
-Hoy no he ido al cole porque había excursión...
-¿No te gusta ir de excursión?-le preguntó la dependienta.
-¡Sí, sí que me gusta!... pero es que no tenía ganas...

Le acaricié su pelo pincho.
Se fue a casa.

sábado, 4 de junio de 2011

ESCULTURA URBANA

LA CONSUMACIÓN DEL PUEBLO

martes, 31 de mayo de 2011

SOFÍA

Hoy la encontré en la puerta del colegio. Fuímos caminando un trecho juntas, mientras respondía a mi pregunta: "¿Cómo estás?"

"No hay faena", me decía. "Ahora espero que me den la ayuda municipal de nuevo... Ciento ochenta euros"

La encontré más delgada; cinco kilos menos, me dijo ella.

"Hoy las niñas no llevan zumo para el recreo, y en casa ya no queda leche. Esta mañana desayunaron unas galletas."
"Un poco de pollo sí me queda, y algunas gambas congeladas de Navidades..."

"¿Y el banco de alimentos?", le pregunté.
"No hay comida" "Sólo dan una vez al mes ahora..."

"¿Sólo te dan ciento ochenta de ayuda...?"
"Sí, y eso que el padre de las niñas me ha bajado la pensión porque ahora cobra menos... Tresciento cincuenta... lo que me cuesta el alquiler; este mes no me queda nada para comer."
"Menos mal que se las lleva Julio y Agosto; las echa de menos."

Tras nosotras llegaban otras madres, una vez alcanzamos la esquina me despedí de Sofía. "Voy al médico, Sofía... Un beso"

El camino hasta el ambulatorio estaba sembrado de cristalitos finos, y los pisé todos.
Por ella, por mí.

martes, 24 de mayo de 2011

ADÓPTAME...



Aquí os presento a Vianka.
Es una preciosa gatita de un año que acaba de ser mamá. Su dueña dice que es una "gata persa del himalaya", pero considero que es preciosa sea de la "clase social" que sea.
A Bianca le ha sucedido lo mismo que en ocasiones les sucede a los mamíferos hembra; tener que apechugar ella sola con la prole.

Ha tenido cinco gatitos, ahora tienen dos meses y se hace necesario regalarlos a algún ser humano responsable y afectivo.

Así que haced el favor de tenerlo en cuenta, por si conocéis a quién quiera una mascota tierna y entrañable...
Bueno, será problable que se columpie en los visillos, o utilice el sofá como rascador... Pero os digo algo... los celtas creían que los ojos de los gatos eran las puertas de las casas de las hadas... Y otra cosa más; si os gustan los grandes felinos, sus andares elegantes, su misteriosa belleza y la comunidad de vecinos no os deja adoptar una pantera...

¡Llevaros a casa uno de los gatitos de Vianka!
La pobre, siendo una madre amantísima y extremadamente protectora está quedándose en los huesos, ya que los niños no sueltan la teta.
Aquí os dejo alguna foto, no son recientes pero os prometo más.
Por cierto, hay dos negros y tres grises aunque no sé cuantos son hembras y cuantos son machos.
Tendrían que recogerse en Chiclana, en la zona de los Gallos. Aunque si el posible dueño no puede desplazarse por motivos razonables, que no se preocupe. Se lo llevamos más rápido que una pizza y gratis total.


domingo, 22 de mayo de 2011

CADIZ TAMBIEN

En la manifestación de ayer por la tarde se contabilizaron alrededor de 3000 personas que de manera pacífica expresaron su protesta hacia el abuso y el maltrato que sufrimos los ciudadanos por parte del poder político y la banca.

Marcharon hasta las Puertas de Tierra. No hubo incidente alguno. Padres con sus hijos, jóvenes, mayores, todos juntos en una sola voz: "El pueblo unido".
Mientras en la plaza del Palillero otros jugaban con los niños, había globos, pintura, malabares...

Por las calles, se aunaban las voces y los instrumentos musicales. La gente alzaba los brazos moviendo sus manos, otros saltaban, danzaban...

De nuevo reunidos en el Palillero, hubo turnos para hablar. Se ha respetado siempre la opinión y la emoción del que se expresaba. Se daban las gracias a los vecinos, a los comerciantes de la zona. Jóvenes de apenas dieciocho años se sorprendían de todo lo que estaban aprendiendo...

"Más aquí que en una biblioteca" "Respeto..." "No podía imaginarme..." "La violencia la genera el miedo y la soledad; aquí no hay violencia porque estamos juntos" "Me habéis devuelto la esperanza"

A las doce se cortó la megafonía, por respeto a los vecinos. La mayoría siguió allí.
"No debe pararse"

Creamos en nosotros mismos. En nuestra fuerza.

sábado, 21 de mayo de 2011

AHORA MISMO EN EL PALILLERO, CÁDIZ

Se ha propuesto un orden del día en la acampada del Palillero, en Cádiz.
Un almuerzo convivencia.
A eso de las cinco comenzaran a organizar las distintas actividades que tienen previstas para la tarde.
Se harán actividades culturales, para las cuales piden algunos materiales: sábanas, pintura de manos, hilos para hacer pulseras, malabares... Cada cual puede llevar una camiseta pintada (no con alusiones políticas) o pintar allí.
Para los niños se tiene previsto invitarles a hacer dibujos y pinturas.

Se está creando un manifiesto para leer más tarde así como la consecución de expresiones en base al cambio, ya conocidas por todos.
Cada cual si quiere, puede decir lo que desee o recitar un poema.
Se pide la participación de artistas y músicos, para esta tarde. También ellos piensan buscar música en internet para animar la concentración.

A partir de las ocho y como es habitual se organizará allí mismo la asamblea en la que todos tienen su sitio.

No se llevarán ni juguetes para los niños, ni pelotas.
Cualquier pequeño altercado puede ser motivo para que la policía disuada la concentración. De modo que estaremos de manera pacífica, concentrados allí, realizando actividades culturales y de asamblea.
Me resulta algo dificilillo traspasar las propuestas del Sol aquí, ya sabéis que soy un desastre con el ordenador, pero id al blog DIALOGOTOMÍA y podréis leerlas muy claramente. Es el penúltimo post y están acompañadas por fotos hechas por el compañero bloguero Víctor.

Y después... a la calle.

miércoles, 18 de mayo de 2011

SIBILINA

Ayer me llamaron por la mañana para ver si estaba interesada en el programa de empleo PLES.
Había entregado la documentación hacía un tiempo.

Me preguntaron qué disponibilidad tenía y cual era mi situación. Seguidamente me indicaron amablemente que ESTA MISMA SEMANA iban a hacer nuevas contrataciones en el ayuntamiento... que SEGURO me llamaban.

La persona que me llamó era del ayuntamiento, pero parecía un vendedor de seguros.

Voy a votar a quien me salga de la peineta.

domingo, 15 de mayo de 2011

EL PASEO DE LA BARBARIE

Como una cicatriz queloide, como una máscara grotesca.Algo infame, terrible, irrespetuoso, sólo útil para llenar el bolsillo de unos pocos, útil para la disposición de medallas en la alcaldía de cara al próximo bicentenario.Un insulto a lo estético, una profanación en toda regla. Algo digno de una enorme consecuencia: que Teófila Martinez no siga en la alcaldía.

Existen gaditanos que entendemos la ciudad como se entienden a los ancianos sabios. Que queremos a Cádiz señora y galeona, que adoramos sus colores de mofletes de chiquilla, surcada de vientos y perfumada de salitre.Quiere Teófila, si siguiera en el mismo sitio tras las elecciones, obligar a los usuarios de bicicleta a la obtención forzosa de un carnet específico para circular con ellas por la ciudad.
Dinero, dinero, dinero. Por aquí, por allá...Me comentan que el parking de Santa Bárbara, justo al lado del parque Genovés, es carísimo además.

¿Paseo de Santa Bárbara? ¡Mejor llamarlo Paseo de la Barbarie!¿Qué quiere? ¿Coches y bicicletas circulando juntos por estrechas y concurridas calles llenas de gente?
Imagino la calle del Rosario, por ejemplo: coches, furgonetas, motocicletas, viandantes y bicicletas... Todos juntos circulando por una calle estrecha, como todas en Cádiz.
Maniobras forzadas, quejas, estrés, insultos y MULTAS. Multas para todos, para los que circulen en bici sin carnet (sólo en Cádiz) para los vehículos mal estacionados, para las maniobras temerarias...

Sumemos.Parking-aberración en un histórico y bello lugar + carnet para bicicletas+ multas= DINERO, DINERO, DINERO.¿Cómo es posible que se haya tolerado la construcción de un parking justo al lado del Atlántico? ¿Ninguna asociación ecologista ha dicho nada?
Esto último me extrañaría y confieso que no tengo los datos, pero sería deseable que este parking se cerrara, y se utilizara sólo la superficie para paseo y recreo de turistas y gaditanos.

Acotar el número de calles dispuestas al tráfico. Disponer para ello las mínimas posibles y sólo para vehículos públicos como taxis y por supuesto vehículos acondicionados para minusválidos y ancianos.Que dicho sea de paso están marginados en el casco antiguo: los coches aparcan en los pasos de peatones y dificultan el paso de las personas con movilidad reducida.

Las aceras son estrechas en la gran mayoría de los casos, obligando a estas personas a "pegarse" a las paredes de las casas para estar más seguros al paso, casi siempre a velocidades mayores de las permitidas, de los vehículos.Las personas en silla de ruedas no pueden pasear tranquilos, los niños susceptibles de un peligro innecesario y evitable...

¡Hubiese destinado la irreverente cantidad de dinero que habrá costado el dichoso parking para ayudar a los ciudadanos a afrontar el gasto de la rehabilitación de algunas fachadas! Conozco casos en los que esta acometida ha sido asumida particularmente por los dueños de las fincas, no precisamente sobrados de liquidez...

¿Qué en Cádiz hay un problema de aparcamiento? me discuten... ¡En Cádiz no hay problemas de aparcamiento! Cádiz no se puede adaptar como un pedazo de barro a la forma que queramos.
Tenemos el terreno que siempre ha estado (sin contar más allá de las Puertas de Tierra...)
Hablo de su casco antiguo, de su historia, de casas viejas y testigos del devenir del tiempo.


Debemos conformarnos con nuestra niña vieja y no querer convertirla en una ciudad grotesca, sólo para regocijo de los inconscientes que no saben respetarla.
Hay que cerrar este parking. Que venga sabia nueva.
Aquí tenéis las fotos que expresan sin lugar a dudas lo que os digo.Primero podéis ver en qué estado se encuentra la balaustrada de la Alameda, sin arreglar aún, con el pertinente peligro que supone. Veréis después la ubicación exacta del parking, justo en el interior de la muralla... A continuación veréis la entrada del emblemático Parque Genovés y el estado lamentable en que se encuentra toda la verja, os puedo asegurar que está así en todo su perímetro.
Por último aquí tenéis la entrada del parking; como se puede ver perfectamente dista muy poca distancia de la puerta principal del parque. Una auténtica barbaridad.
En la última fotografía vemos a un ciclista justo ante la entrada del parking ¿no es esto peligroso? A todas luces, una obra que por su ubicación y su poca funcionalidad dista mucho, es mi opinión, de ser favorable en una ciudad tan pequeña como Cádiz.
NO UTILICÉIS EL PARKING.

viernes, 13 de mayo de 2011

COSAS QUE PASAN POR CASA

El otro día mi niña tuvo un berrinche. De esos que duran muchísimo tiempo.
Cuando ya habían pasado sesenta minutos de pataleo incesante comencé a pensar en los vecinos...
Empecé a temer que bien podrían llamar al timbre, alarmados por el volumen de la rabieta.

Y sí, más o menos a los sesenta minutos me percaté que llamaban a la puerta. Resignada a mi destino abrí y ¿quién era?: el alcalde. Sí, sí, el alcalde. La repera, vamos.

¿Para tanto estaba siendo el berrinche que había tenido que venir hasta el alcalde?
Tras él, un séquito de acompañantes me observaban divertidos. Supongo que les parecería gracioso ver la cara de los vecinos al abrirles la puerta.
El sujeto me tendió la mano, me dió una bolsita con propaganda, boli, piruleta y pidió mi voto. Por supuesto (prometerlo no cuesta, hombre).

La rabieta aún duró un poco más y también el susto que me di al abrir la puerta...

domingo, 8 de mayo de 2011

Vientos que aroma
recogen sombríos
y desechan instantes
suaves de lino

Vientos carnosos
de pequeños placeres
humedades de tierra
y altares de rio

¡Enteros los vientos
roto el hastío!

¿Qué me digo entonces
entre vientos de frio?

miércoles, 27 de abril de 2011

PARA TIRARSE DE LOS PELOS

Cádiz se prepara para el 2012. La alcaldesa se está aplicando bien.
El último día que estuve paseando por las calles de mi ciudad pude contemplar atónita cómo la Alameda terminaba en un parking nuevo.

Iba extasiada admirando tanto verde mar, cuando de pronto me encuentro con que termina la balaustrada y comienza una fea explanada por terminar, llena de vallas, conos y demás exornos. Eso sí, el parking funciona ya. Limitando con la murallita del mar, un parking vecino al Atlántico...
Bucólico. Con sus ascensores de acceso y sus escaleras, y una maravillosa rampa para los coches: una mole irreberente justo en la entrada de parque Genovés, con los bordillos en blanco y negro. Ahí, bien señalizado para que nadie deje de verla y termine emulando al vaporcito del Puerto...

Aquello no hay por dónde cogerlo. Valiente barbaridad. Un atentado al paseo de la Alameda, dónde habría que preocuparse más por arreglar algunas zonas de balaustrada, banquitos y losetas en vez de sacarle las tripas al sitio.

La rampa de acceso para coches dista pocos metros de la misma entrada del parque, que dicho sea de paso, tiene las rejas hechas polvo de herrumbre. Ni una manita de pintura se merecen... por lo visto.

Pues podría haber apostado por arreglar la Alameda, en vez de potenciar el uso del coche en el casco antiguo.
Calles peatonales, y las piezas de artillería en las esquinas de las calles, que si los franceses "las olvidaron", en Cádiz se les sacó el mejor partido que podrían haber tenido nunca; evitar en su dia el rozamiento de las ruedas de los carros con las esquinas de las casas. ¿Y dónde están? Conté dos, nada más.

Para el 2012 Cádiz no necesita más plazas de aparcamiento y menos en el casco antiguo ¡por favor!. El que quiera visitarla que vaya a pie o en bici, o en bus, que la línea 7 llega hasta allí cerca.
La gente estará contenta, me imagino. Cómo no.

El Oratorio de San Felipe, donde se promulgó la Constitución está en obras también. Un enorme andamio lo cubre todo, pero eso sí: un rótulo luminoso indica los días exactos que quedan para el bicentenario de La Pepa. También un insulto a la alcaldesa pintado, que no repetiré, claro.
Frente al Oratorio, y para el que desee aprovechar el paseo hay una preciosa finca con decoración Art-Decó en sus ventanas y en la puerta del patio.

Esperamos que la alcaldesa no esté construyendo un parking debajo del Oratorio para que la gente vay cómoda en todo momento...

lunes, 25 de abril de 2011

Otra noche maldita...

Desnudándome para llenar tu boca
bordeando con mis manos senderos para tu lengua
reuniendo las ansias entre mis piernas
Deseando la serpiente de tu aliento
erizando mi piel soñando tu mirada
esperando el alimento de tu sexo...
Despertando otra madrugada al fracaso de no tenerte
Acariciando el vacio de tu ausencia
Muriendo como una bestia...

Desgarrando tu piel otra noche maldita









































sábado, 16 de abril de 2011

PESAÍTO

Hace una levantera de mil narices.
El pañuelo-fular se me retuerce en el cuello y parece que lo que quiere es ahogarme.

Una cosa buena sí que le encuentro a esto, que el señor levante sea capaz de hacer que aminore el paso e incluso muy capaz de tirarme al suelo. Casi me siento como hoja llevada por el viento y esto es tan bucólico que me emociono de verdad...

Mi admiración iría incondicionalmente para aquella o aquel que hoy vistiese falda de vuelo: lo menos acaba en Gibraltar... así en parapente.

Hoy he visto por primera vez a un pino bailar. Tal cual os lo digo. Y no lo hacía del todo mal, sobre todo pensando que no tiene pies y que es pino (que nadie se ofenda)

Y menos el señor levante. ¡Qué sí, hombre que para algo viene! Que si no llega a ser por él, ni humedades ni moho se irían, estaríamos peor de los bronquios (el tabaco hace su parte). Y de paso se lleva el agua de las salinas que a todo hay que verle lo bueno.

Es más nuestro que nuestra historia, este pendenciero. Más viejo que los siglos, el levantito.
Pero creo yo que no lo quiere mucha gente... que es como un casero jartible pidiendo el alquiler.
El pago por vivir en la bahía. Lujazo dónde los haya.

viernes, 15 de abril de 2011

A PIE DE CALLE

Ayer escuché dos pensamientos desgarrados en frases.

"Estoy pensando en delinquir, por lo menos cuando salga de la cárcel tengo paro..."

"Yo soy de derechas de cabeza y de izquierdas de corazón..."

¡La leche! Qué país...

Y como un texto sin un contexto es un pretexto, diré:

La primera frase corresponde a un chico que esperaba cola en asuntos sociales.

La segunda frase pertenece a un señor joven con niños, señora y niñera que comía en una terracita.

La primera tiene su lógica, aunque no comparta la asociación de ideas.

La segunda es para tirarse al suelo. Pero ya está una acostumbrá a platos templaítos...

Vamos a llevar a los niños a misa... que eso es "progre"... y "viste" tela.

¡Si todo se quedara en eso! ¡qué rebaño de corderitos!

viernes, 8 de abril de 2011

ESTA MAÑANA...

Esta mañana encendí el televisor. Ví una manifestación de jóvenes en Madrid que se había descontrolado a su término.
Según el televisor un centenar de los manifestantes se habían puesto nerviosos, y mientras cortaban el tráfico, otros les increpaban.
Algunos detenidos.
Se quejaban de las pocas oportunidades de empleo...
Un chico con camiseta roja y no portador de arma ni cuchillo alguno fue agredido por un policía nacional.
Según el televisor.
El policía se había girado de espaldas a él. Y de espaldas a él le golpeó con la porra en el vientre.
El chico no le había agredido. Según el televisor.
Posiblemente le dijera algo al policía. Eso no lo sé. Pero estas cosas me dan MUCHO miedo.
Y como me da MiEDO lo cuento.

La metáfora la traslado a mi vida.
A mí me han dado hace poco un golpe también.
Me han echado de un sitio.
Y quién crea que ha sido por mentir, que me pregunte primero la versión que tengo que ofrecer.
Es lo justo.
Me han echado por no querer mentir.
Justo lo contrario.
Estas cosas me dan mucho MIEDO.
Y como me da MIEDO lo cuento.
Y de paso... el que quiera oir, que oiga.

Por cierto.
TENGO TRABAJO.

martes, 5 de abril de 2011

Las Niñas - Ojú

Hace tiempo de esta canción, el grupo ya no existe tampoco. Pero nada ha cambiado... ¿algo ha cambiado? ¿Nosotros?
Sobre el quejío flamenco: a quién le desagrade que sepa que los quejíos, como las risas, tienen derecho a cantarse en mil colores diferentes.

lunes, 4 de abril de 2011

¡PATA-PÁN! (jugando a las palabras)

Pezcueza pozoña su poca morriña
que de tanto pinzarla la peca se estriña.

Si viene picando la perca con cerda
tal vez se conforme con pías chorizas

O tal vez se la apañe con pocas porquiñas
si tiene delante delantal de corbiña...

¡Pata-pán! ¡pum-pum!
que pinrreles puñales constriñe la niña

si le das un corpiño apretao de embustizas

viernes, 1 de abril de 2011

Ampliar vocabulario

Nueva palabra:

CHERRIAR: Derramar Sherry generosamente. Debe hacerse con cariño, con delicadeza y sin prisas. Así acabaremos cherriando.

Creación de Gitana, Maribel y Tangai. Besito para ellas.

martes, 22 de marzo de 2011

MOTIVO DE REMORDIMIENTO

-¡Lo nuestro se ha acabado, imbécil! ¿No te das cuenta? Eres un egoísta, no te importa nada de lo que me ocurra... ¡Me siento sola!
-Cariño, por favor... No me hables así. Sé que he metido la pata, que he sido un idiota. No debí hacerte daño, ¿por qué no me di cuenta del daño que te hacía? ¡Oh Dios, si ahora me odias! ¿Qué haré, qué haré sin ti?
-¡Nada! Morirte de asco ¿qué si no? Y eso es lo que te mereces, eso precisamente.
-Dame otra oportunidad, sé que dejarte plantada el día de nuestra boda fue deplorable. No podré perdonarme jamás, ¡no me dejes, no me dejes mi amor! ¡Te quiero y no puedo vivir sin ti!
-No sé si podría hacer esto que me pides... No lo sé...
-Por favor, mi vida. ¡Si nos queremos! Lo sabes, sientes lo mismo que yo. Mi amor, mi amor... dime que sí. Mírame a los ojos, dame otra oportunidad y no me dejes... ¿Qué, qué me dices...?
-Pues...

PI-PI-PÍ...PI-PI-PÍ...PI-PI-PÍ...PI-P..........

-¿Sí?

-¡Hoooooola-bueeeenas-tarrrdessss! ¿Está el señor o la señora? ¿Sí, no? Da igual. Le llamo de los seguros ERRE QUE ERRE, y el motivo de mi llamada es porque estamos con la promoción de nuestro seguro de bla, bla, bla....

miércoles, 16 de marzo de 2011

PUÑALADAS.

Una, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez, once, doce, trece, catorce, quince, dieciséis, diecisiete, dieciocho, diecinueve, veinte, veintiuno, veintidos, veintitres, veinticuatro, veinticinco, veintiséis, veintisiete, veintiocho, veintinueve, treinta, treinta y uno, treinta y dos, treinta y tres, treinta y cuatro, treinta y cinco, treinta y seis, treinta y siete...

Y UNO QUE ESTUDIÓ PARA JUEZ SENTENCIA QUE NO LA MATARON CON ENSAÑAMIENTO.
¡MALDITA SEA!

viernes, 11 de marzo de 2011

En la sombra de la bestia anidan las raíces, retozan los desesperados y muerden las ovejas. El sueño se torna forzado, la marcha lenta y la vida fanfarria.
Tan sólo ella deseará a sus hijos y sus hijos a ella.

domingo, 6 de marzo de 2011

...Y CADI NO SE HABÍA PELEAO CONMIGO...

Hacía años que no pisaba las calles de mi Cádiz en una noche de Carnaval. Podéis creerme.
Y me sentía como una especie de híbrido, entre guiri y gaditana. Y es que Chiclana está muy lejos... y mis responsabilidades, y mis distancias...

No me hizo falta disfraz ni cubata. Allí me bajé, dónde se acaba el ticket del autobús y comienzan las Puertas de Tierra, con las niñas y alucinando en colores.
Podría haber acortado el camino hasta San Antonio, pero ya iba pegando botes contagiada por un virus que me sonaba de antes...

Anoche mis niñas me conocieron un poquito más, y no podían creerse que su madre pudiera reirse tanto.

Hoy me levanté en Rosario Cepeda, más feliz que ná.
Me voy a ver los coros...

¡Eleee!

jueves, 3 de febrero de 2011

domingo, 30 de enero de 2011

LA ODALISCA

¡Lo que son las cosas!

A mí me lo enseñaron las monjitas... eso de ayudar a las ancianas a cruzar la calle, pues al morir y San Pedro preguntarme, yo podría decir que había sido una niña buena.
Y claro, ya se queda como una especie de defecto genético pos-natal que es adictivo, incluso después de aplicar la probabilidad a la existencia de Dios santo y el San Pedro con la llave...
Total, que me encuentro con Visitación.

Recuerdo que Visitación era -y es- una vecina del barrio. No sé si os acordaréis de ella...
Pues venía Visitación subiendo la "Cuesta los pobres", que así es como yo llamo a la cuesta tan empinadísima de la Venta "La Costilla", sitio venerado por la buena manduca.

En fin, que la pobre mía subía resoplando como un toro bravo, con su peluca bien colocá y su porte de gorrioncillo. Cargaba tres bolsas que lo menos pesaban cien kilos, llenas de mandaos del almacén del "Malajechu", abreviatura de "mala hechura" una vez aspirada convenientemente la "h" como manda nuestra herencia árabe...

Pues resultó que bajando yo, subía ella, y era tal su resoplar que sin hacer calentamientos previos le cogí las bolsas, en su mayoría llenas de botellas de cerveza y le pedí que me indicara el número de su casita.
Como piezas de tarugos se ven las casas de "Ahorro Energético", todas de blanco, como terrones de azúcar amontonados por un párvulo. Por dentro son muy coquetas. Bien distribuídas y luminosas, con un patio interior que comunica la entrada principal con la cocina; esto ofrece la posibilidad de entrar directamente a ésta sin necesidad de pasar al vestíbulo.

Por la cocina entré, seguida por Visitación, quien no paraba de dar las gracias con un apuro desproporcionado. Y enseguida entendí el porqué...
Allí estaba el porqué; sentaíta como una muñeca chochona en la cocina... y he de decir que curiosamente no recuerdo qué estaba haciendo, si es que hacía algo, que francamente dudo.

La hija de Visitación, cual despreocupada odalisca esmeraba su paciencia esperando a su trabajosa madre con las bolsas de la compra.
Al verme, pareció que se coloreaba. Pero no; su turbación era perenne. Siempre estaba colorada; esto lo supe después.
Una lluvia de "gracias" vino a confluir con las gotas de sudor que manaban de mi piel, en contrapunto a la frescura de la odalisca de Solagitas.
Visitación seguía resoplando y comprendida la indirecta, me dispuse a salir por el patio, sin saber si felicitarme por mi buena acción o darme yo misma un buen cosqui.

La culpa la tiene San Pedro.

martes, 25 de enero de 2011

"TIZNAO"

Aún recuerdo perfectamente aquellas tardes de merienda en la cafetería de la plaza de Cádiz...; batallera, bulliciosa y llena de compás en medio del aparente caos.
Se llenaba cada tarde de cucuruchos grasientos con churritos traídos del puesto de enfrente, efímeros deleites que desaparecían bañados en chocolate caliente, para dejarse acunar más tarde en la cintura y en las caderas...

Casi siempre pagaba mi abuela, quien, una vez concluida la convidada, salía del establecimiento contando sobre la palma de su mano izquierda el cambio en monedas; "no vaya sé que me haya dao de meno er camarero..."
De aquellos días data el descubrimiento de uno de mis mayores placeres: el café. Y aunque yo contaba con no más de diez años, ya se me permitía la degustación de un "tiznao". Con lo que la, hasta entonces acostumbrada, bebida de cacao pasaba a un plano inevitablemente infantil.

Desde entonces comencé a comprender, gradualmente, que existía un porqué para levantarse por las mañanas, una consecuencia para no acostarse y un motivo recurrente para reunirse con alguien.
En la actualidad, diferencio perfectamente un café malo de otro peor, y por supuesto creo que alabo un buen café cuando lo merece...
Pero hay algo que soporto infinitamente menos que un café malo: pedir un café "manchado" y que me traigan otra cosa. Y esto sucede en muchos establecimientos, y eso que a diario puedo llegar a tomar un café en tres sitios diferentes.

El café debe ser intenso, oscuro, humeante... Por supuesto esto se soporta normalmente hasta los cuarenta años; a partir de una determinada edad, el estómago pide un poco menos de esta oscura y humeante intensidad, por lo que pasamos de nuevo a los inicios del romance.

Un café con leche. Todo el mundo sabe lo que es un café con leche... ¿seguro? ¿Y un "tiznao" o "manchao"? ¿Un cortado? ¿Un avellanado? Puede parecer que sí, pero... os aseguro que no. Lo habréis comprobado; si pedís un "manchao", os ponen, en un porcentaje invariable de un noventa y nueve por ciento, un café con leche. Y claro, una lo que pide amablemente es que aclaren, por favor, la bomba atómica de aspecto inocente que humea bajo las fosas nasales...
El camarero se lo lleva, mientras tú te preguntas si has vocalizado mal, o algo peor. Pero debe de ser, efectivamente algo peor: ¡te vuelven a traer el café exactamente igual que antes! ¡No!

¿Es posible que tan sólo le hayan rezado un "Ave María"? ¿Quizás es que le han dado una vueltecita al ruedo esperando un milagro? ¿O es que realmente (y amablemente) se están pitorreando del cliente?
Normalmente, y depende en gran medida de cómo lleve el día, suelo echarle paciencia a falta de leche, y al segundo paseo del vaso me tomo lo que me traen, tachando de mi lista la cafetería en cuestión.

Otras veces, yo misma le echo la leche...

viernes, 21 de enero de 2011

MAZINGER Z en Solagitas


La tenía frente a mí, con aquella cara redonda y jocosa. Los ojos celestes enmarcados por rizos y corales, los kilitos adornando su osamenta recortaíta...
Minutos antes ya le había echado yo el título de valiente al venir a sentarse al revés de la marcha, cosa efectivamente reservada a los de buen estómago.

MAZINGER hablaba... con los muslos separados embuchaos en mallas, el escote y las manos lanzando destellos como el faro en la bahía (reclamo de señorío y nevera llena).
Reía y hablaba. Y ya daba yo por muerta o al menos seriamente dañada a la vecina objeto de sus comentarios siniestros.

-Vamo, que la paliza ze la doy a eza. Y je le vá quitá la gana de da má por culo, que deje que llegó a la calle za creío que la vamo a aguantá, ¡jajajaja! Eza no je quiere bien.
Yo observaba la belleza de los campos, concentrándome en el porte gracioso de una jaca y un pony. Intentaba entretener mis sentidos admirando las caprichosas formas de las nubes, blancas, brillantes... Bajo éstas, la acera del polideportivo se llena de sillas de plástico en aquellas horas vespertinas. Una explosión de colores "coca-cola-fanta", combinados con otros como el pistacho-amarillo de la bata de alguna comadre y el oro de las argollas de las quinceañeras, alegran la desidia y la flojera que dejan los garbanzos y la cerveza.

-Y, Mari, que te digo yo que ze la tengo zentenziá a la "japuta" y como le eche mano hata que no le vea zangre no paro... Vamo, que tú ya zabe que no la dejo, ¡jajaja!
De soslayo me atreví a mirar a la contertulia, sentada cerca de mí y que sólo asentía a lo que vomitaba MAZINGER.
-Ira, cuando yo empezé a hablale a mi marío había una que lo'taba rondando... Y un día la cogí y le dije: ¿Tú qué que te gusta mi novio?, y cogí a la gachí y le metí una que hata que no le sangró la cara no paré, caji la mato a la "japuta" eza, ¡jajaja!. Po ya je le quitó la'gana de roneá a mi novio. Vamo, Mari, que tú lo zabe que cormigo no je pué... ¡jajaja!

Concentré mi atención en las banderitas de colores que adornaban los barracones a pie de carretera, insignias de barcos mercantes con patronas arrugaítas y ligeras como gorriones.
El sol beneficia a la pobreza, haciéndola brillar cuando se acuerda.

-¡Chofeee! ¡La prozimaaa!
Y el chófer paró, y el autobús obedeció.
Como una reina bajando del trono bajó MAZINGER con trabajo, eso sí.
Le esperaba una tarde con la "cuñá". Cafelito y charla.
Por lo menos un poquito de terapia...

jueves, 13 de enero de 2011

VICIOS DE BOQUILLA...¡OH,DIOOOOS!


Dejar las malas costumbres...
Particularmente tengo una que no consigo quitar del todo. ¿Cómo conseguir una coherencia total?

"¡Dios!, ¡tropecé con el escalón!. No me salen las cuentas ¿qué voy a hacer dios mío?... porque ¡madre de dios, qué caro está todo!
Y los niños ¡virgencita lo que piden!, ¿dónde habré puesto el móvil dios mío de mi alma?"
Lo peor fue anoche. "¡¡Oh, dios, dios, oh!!"

Soy una atea poco convencional, tendré que asumirlo. ¡Uh!, esto me recuerda el cigarillo que eché anoche después de rezar.
Lo dicho.

Vicios de boquilla... una temeridad.

lunes, 10 de enero de 2011

ESTADÍA

El llanto primero, dejado atrás como las olas dejan al naúfrago... siempre invariable, frenético,
es la lluvia del amanecer de la conciencia, agonía que refleja el frágil rostro de la existencia.
El llanto que deja abierta las puertas a la poesía... aquella que proyecta el haz de luz hacia tempestades intuídas...
La muerte sólo es el principio, me digo, aferrándome al necesario regreso. Sin lastres ni anclajes, un vestigio de cordura se acomoda como un gato al calor de un hogar, entre jirones de piel mil veces violada por el sol.
Permanezco mientras esta conciencia, perdida entre las vísceras de un embalaje mísero, crece. Extasía con impulsos rítmicos, orgásmicos, cada resto de ceniza azotada por palizas y vergüenzas, deteriora la carne, al comparar la nada con su belleza.
La belleza de no temer.
El llanto último.

viernes, 7 de enero de 2011

Luciano Pavarotti Caruso Traducido

Adoro el vuelo del alma tras la belleza de esta canción, tanto, tanto... que el cuerpo desea alcanzarla también. Me produce una dulce tristeza, puedo jugar con las conchas de la playa, y llenarlas de mar y vaciarlas de arena. Me reconcilia y me hace ver que pronto seré nada.
Inmensamente feliz...

lunes, 3 de enero de 2011

Greguerías

Compañías de telecomunicaciones: CASCANUECES

Visto en un centro comercial: "No se aleje del redil, por favor continue ordenadamente y podrá usted salir"

Guillotina: Cartel de 2x1

Niño sin regalo de Papá Noel: padres preocupados por el bienestar emocional del niño.

Niño con regalo de Papá Noel: padres preocupados por encontrar pilas en día de fiesta.

El colmo de la felicidad: ENCONTRAMOS APARCAMIENTO Y TENEMOS TARJETA DE CRÉDITO.

SUNAMI: REBAJAS

Para tener las manos calentitas un día de frio no olvidar la tarjeta.

Absurdo: traer a casa tres kilos de caramelos de la cabalgata que se tirarán derretidos en el mes de agosto.

Los muñecos colgados en las ventanas y los balcones, apología del suicidio metafórico.