martes, 13 de julio de 2010

OFICIOS, FISCALES Y OTRAS FUNCIONES.


Mi estimada letrada, compendio de virtudes y desvivires...

Maniquí de modelitos transplantados del escaparate a la cabecera de su mesita...

Dedíquese usted a hacer puzzles o ganchillo a fin de aplicar su hermosa cabeza

de tía FLOJA.

Señor fiscal, numen de rectitud y eficacia probada...

Dedíquese usted hasta que su cuerpo le agüante a dar hermosos paseos por la playa.

Despreocúpese del trabajo que acumula... ¿gusta usted de nómina, señor fiscal?
¡Pero relájese...!

Hasta dentro de un mes no tiene cosas que hacer en CHICLANA.

Queridísima funcionaria de los juzgados, sufrida trabajadora estresada...

No se preocupe de los expedientes de familia.

Dedique sus vacaciones a ¿relajarse?

Ya otra compañera en veinte minutos consiguió cita para el juicio del que usted tenía que

dictar providencia hace... UN AÑO.

Nota final: Puntazo de cordura y sensatez para la SECRETARIA JUDICIAL.

No esperaba menos de ella, un sol de niña. Todo no ha de ser malo en los juzgados...

Consejo: Incoan, incoan ustedes... háganlo con fuerza.
Tal vez un día consigan poner el huevo y salgan CACAREANDO.

5 comentarios:

El Drac dijo...

Tu imaginanción bordando sueños

tangai dijo...

¿Sueños? No es la primera vez que denuncio a un ilustrísimo letrado al colegio de abogados por su dejadez y flojeritis crónica.

Una cosa es la saturación de los juzgados y ¿otra? el que un fiscal diga que no le sale de las narices asistir a más de un día de juicios al mes porque (pobrecito) se desplaza desde Cádiz. Hay que joderse... y eso nos afecta en Chiclana a todos.

Respecto a algunos funcionarios vamos a decir que... ya me conocen.

Pedro dijo...

Al menos el derecho al pataleo no hay quien nos lo quite... de momento.
Me alegro de que al final dieras con alguien normal y solucionases el problema.

Besos.

Víctor dijo...

Sí, reivindica. Yo, a pesar de ser funcionario, lo hago a diario y por ende, me aplico la misma tabla de medir que uso para los demás.

Mételes caña, que de vagos y crápulas estamos hartos.

Un beso, Charo.

tangai dijo...

Tu apoyo Víctor es de agradecer. A menudo encuentro gente amable, ya sabes lo que pienso sobre la necesaria educación. Pero es justa exigencia que hagan su trabajo como tienen que hacerlo.

En esta ocasión dudo en denunciar a la abogada, retrasaría aún más las cosas.
Pero esta de rositas no se va.

Pedro, espero que no se quede sólo en pataleo. Esta gente de los juzgados, tienen mucho trabajo, sí... pero es que algunos son más flojos que un muelle de guita, como decía mi santa abuelita.

A veces, detrás de una oposición aprobada hay un aumento significativo de kilos poco deseable.