martes, 9 de febrero de 2010

El truhán tiene alas de señor.


El artesonado del tiempo, conformó el degradado en grises de su existencia. En su recuerdo quedó el blanco, prendido en alguna escena de su infancia. Lo dejaría sin darse cuenta, sin pretenderlo, cómo quién deja olvidado un objeto. E inició su camino por un largo sendero de temores y certezas, de ausencias y de encuentros.

La flor de su egoísmo le pareció bella desde el principio, y la vistió cada día de un color nuevo.

A pesar de esto, logró amar a su manera; sin dejar de hablar con su espejo.

El pretencioso porte rivalizaba siempre con la eficiencia de sus fechorías, con la calidez de sus caprichos.

Poseía el don de bajar a los infiernos, sin ensuciar nunca sus alas de cisne. De esta manera pasó su tiempo...

Pero al fín...aquí está, frente a mí. Con ojos de gavilán viejo me mira... queriendo encontrar entre mis manos un poco de aquel color blanco que antaño olvidara.

11 comentarios:

Dialogotomía dijo...

Sucedáneo de amor.
Amarse a uno mismo demasiado desequilibrando la balanza.
Egocentrismo y vanidad, pero hasta el cisne más blanco al final acaba manchándose las alas si no es capaz de aceptar que su virginal blancura sólo le pertenece en el instante del nacimiento.
Es bello, aunque hay que releerte para intuir. No lo pones fácil.
Un beso, Tangai.

genialsiempre dijo...

Bonito, espeso en cuanto a lo que quiere expresar, pero el fondo se adivina, se intuye y entonces aparece lo hermoso.

José María

Pedro dijo...

Haces de la narración de lo cotidiano todo un arte. ¿Quién no ha conocido tipos así?

tangai dijo...

Gracias por asomaros por la cornisa... por compartir vuestras impresiones. Efectivamente hay mucha gente narcisista, pero sabemos que al final de sus vidas, buscan siempre un hueco ante la lumbre, al calor de lo que antes, relegaran a un segundo lugar, cuando las fuerzas y la vida se acaban...

El Drac dijo...

Siendo gavilán y siendo como fue, seguramente está convencido de que lo encontrará, las personas de esa índole casi nunca se equivocan definiendo a las personas buenas. Un abrazo

mjtrafalgar dijo...

pues ahora que siga ensimismándose...los demás vivamos que es otra cosa y se hace en compañía de quién sabe mirar fuuera de sí mismo...el tonto se lo pierde
fita

Equilibrista dijo...

artesonado del tiempo, ojos de gavilán viejo... como estás chica... cuánto arte... muy bonito, xari

muacs
deivid

Soleil de Soil dijo...

El inexorable paso del tiempo hace huella en todos, incluso en aquellos que poseen el ego más hipertrofiado que su propia sensatez.
Mi querida Tangai si es acogido en tus manos el truhán más impío encontrará sin duda alguna el blanco más puro.

Tú ya sabes quien soy.

tangai dijo...

Drac, Fita, Deivid, y Soleil de Soil...gracias por vuestros comentarios, los guardo en el corazón.

Pedro dijo...

Te dejo aquí mi comentario al post último, ya que no sé porqué no me deja hacerlo en el suyo.

Vaya mosqueo que tienes, supongo que han debido de tratarte muy mal en algún sitio, pero no desesperes y no dudes nunca en sacar a relucir tus derechos, al menos el del pataleo, porque aunque no lo parezca, nosotros tenemos la sartén por el mango, lo que ocurre es que no lo sabemos.
Suerte para la próxima y sigue sin olvidar tu sonrisa a pesar de todo.

Un beso.

tangai dijo...

MIl gracias por vuestras impresiones, por querer compartirlas con mis palomas.