lunes, 8 de febrero de 2010

"LA AGÜELA"


Isabel sentada en el butacón, ocupándolo todo, colocadita como una muñeca "chochona" sobre una colcha de raso, observaba.

Y lo hacía con sus ojos chicos, que brillaban como pequeños alfileres.

Una protuberancia coronada por una verruga conformaba su nariz. Sus labios perdían protagonismo, su bigote lo cobraba.

Sin decirme nada, me hablaba de sus años mozos, de partos difíciles, de "fregaos" y de jabón. Me hablaba de sus desvelos, de su silencio y del "marío".

Sin decirme nada.


La miraba yo de reojo, mientras ella, con cara de asco y removiéndose levemente, clavaba sus alfileres en la escasa falda de mi amiga Carmen.

Lo que a continuación sucedía formaba parte ya de una santísima tradición entre nieta y abuela.

-¡Niña la "farda"!-escupía.

-¡Ojú, "agüela"!

-¡Así no "sale"!-sentenciaba.

Carmen arqueaba las cejas, miraba al techo de vigas de madera, y estiraba todo lo que podía la tela de su falda, juntando las rodillas.

Aún así, Isabel continuaba su retahila.

-"Vamo"...¡que si a tí te "parese" "normá"!...

-¡"Agüela"!, ¡me voy!-cortaba mi amiga.


Y juntas, mi amiga y yo, cruzábamos el salón, el patio y la casapuerta. Y ahí, justo ahí, Carmen me miraba, unía de nuevo sus rodillas y colocaba la minifalda donde debía estar.

Así sí, ahora sí.

-¡"Vámono quilla"!-me decía.

5 comentarios:

Pedro dijo...

La vida misma, vaya.
Si yo fuese capaz de relatar como tú los comentarios de mi abuela....

Un beso.

genialsiempre dijo...

Me parece a mi que tu abuela tenía mucha razón y tu amiga Carmen no te interesaba, jejeje

José María

tangai dijo...

¡Ay, las abuelitas!, ésta no era la mía, por supuesto...la mía era más guapetona que ninguna, jeje. Pero sí vigilan todas, por el rabillo del ojo a los nietos... aconsejan, señalan, retahílan... incluso dan consejos de amor, aunque no se los pidas...

Equilibrista dijo...

ay, las abuelas, tú lo has dixo... mu simpático este cuentecito...

tangai dijo...

¡Gracias Deivid!un abrazo.