lunes, 11 de octubre de 2010

EL REINO DE NOJK


Altira descendió con suavidad por el túnel de acero.
Sus pequeñas manos le servían para impulsar el cuerpo desnudo que caía deslizándose sin dificultad.

No acertaba a recordar las unidades de tiempo que llevaba en las entrañas de Nodriza, aunque podía intuir que debían de ser algunas más de las que planificara como necesarias.

Sus ojos, de iris tornasolado, habían alcanzado la máxima eficiencia y adaptados completamente al oscuro entorno le permitían poder percibir los detalles de las oxidadas uniones de metal, los márgenes de las pequeñas ventanas que conectaban con el exterior e incluso algunos "énipos" anaranjados, de pequeña cabeza y grandes patas que utilizaban los diminutos conductos para buscar un lugar alejado del manto empapado.

El olor de la tierra penetraba por los conductos de ventilación, traído por los fríos vientos propios a la estación de crianza.
Podía oler la humedad de la tierra empapada por las lluvias, oir su latido inconfundible.

El movimiento de los pequeños seres que habitaban fuera del túnel como los viscosos "énipos", rozaban la estructura con sus insignificantes cuerpos, intentando abrirse camino a través de él como a través de la tierra, sin conocer ni entender la naturaleza de aquel acero que discurría serpenteante profanando el vientre de Nodriza.
Aquel segmento del túnel debía de transcurrir sobre la gran sala, lugar al que Altira deseaba llegar, desafiando los códigos de conducta establecidos a las Nojks con limitadas unidades de tiempo.
Por el momento aún no había alcanzado su capacidad plenaria, pero sin haber llegado aún al límite del conocimiento de las ciencias poseía ya entonces signos internos de madurez.
Eran estos signos los cauces utilizados con seguridad por las voces de llamada que había intentado acallar durante varias órbitas de Xira; llamadas que quizá pertenecieran a algún ancestro, a algún ser viajante que la acompañaba y que atormentaba sus descansos con frases insistentes, susurros que disminuían degradados por el poder dimensional.
La atención que presentaba a sus pensamientos al bajar las oxidadas escaleras impidió que pudiera esquivar el cuerpo de un "ódriap" que corría asustado al percatarse de la presencia de la Nojk.
Los infelices "ódriap" habían servido siempre con ciega lealtad al reino. Al menos esto había creído Altira, que poseía varios para su aseo personal, y desde su primera fase de conocimiento cumplida, disfrutaba de uno para su servicio sexual.
Cuando la reina Inharah le otorgó este privilegio en la pasada estación de crianza, se había mostrado impaciente ante la inminente experiencia de apareamiento. La ceremonia se había extendido durante varias órbitas del satélite Xira, en las que ella y varias hermanas habían copulado por primera vez con distintos "ódriap"
La reina Inharah y varias hermanas mayores renegadoras del servicio del "ódriap" habían disfrutado del placer de sus propios cuerpos, privilegio sólo dado a las Nojks con indiscutibles capacidades plenarias.
Ellas habían sido durante miles de unidades de tiempo las madres del reino, las precursoras de la alianza, las descendientes directas de las primeras colonias. Todo había sido siempre del modo establecido, jamás pensó Altira que el "ódriap" pudiese poseer sus mismos orígenes; lejanos, oscuros y velados por el paso del tiempo.
Un tiempo desconocido en el que la vida habría sido diferente, tiempos ocultos que relataban la existencia de otra tierra y otro orden. Esto era parte de la enseñanza de las ancianas dueñas.
Su legado era extraño, sus historias hablaban de mutilaciones y sangrientas luchas, en una tierra lejana, mucho más allá de Nodriza.
Les hablaban también de cosas hermosas, de bellas noches iluminadas por un astro plateado... Desde entonces había comenzado a percibir los mensajes de aquel viajante dimensional...
Altira atravesó el segmento principal de Nodriza, atravesando el centro de poder y las salas de comedor, las diminutas celdas "buihara".
El túnel, excavado milenios atrás, presentaba múltiples reparaciones. Los conductos de ventilación consistían en arcaicos sistemas ya usados siglos antes. El acceso a la cámara subterránea sólo ofrecía un servicio insignificante debido a que el proceso final de Nodriza transcurría en las celdas de hivernación.
Nunca antes se había atrevido a llegar hasta el almacén de embriones.
Aquel era un lugar oscuro, una gran sala en forma piramidal, en la que tan sólo podía verse un depósito de resplandor purpúreo.
De vez en cuando una vieja dueña acercaba sus pasos lentos y seguros hacia el gigantesco tanque, arrastrando tras de si su característico cabello blanco por el suelo fenagoso. Asistiendo sus pasos con un bastón que sujetada con unas manos de largos dedos con pápulas.
Altira permaneció quieta y atenta a sus movimientos.
Pronto volvió el silencio a la gran sala, el leve borboteo del canal de aire sobre la superficie líquida era el único sonido. Recogió sus rúbeos cabellos sobre uno de sus hombros y esperó al final del túnel, escondida, anhelante.
Sus irisadas pupilas podían al fin percibir todos los detalles de la sala, el enorme techo de granito, las formaciones caprichosas en las rocas y el barrizal que conformaba el suelo, repleto de insectos.
Al fin avanzó cautelosa hacia el estanque, atraida por el fulgor purpúreo y el borboteo musical del fluido. Un olor denso y punzante le hizo retroceder.
Dispuesta a no desistir en su arriesgada incursión, optó por tapar la mitad de su rostro con una mano y asomar al estanque. Su piel pálida y desnuda reflejó el nuevo color, y una nueva expresión en sus ojos quedó dormida para siempre.
Miles de embriones se hallaban gestándose en pequeñas bolsas, flotaban en un mar púrpura conectados unos con otros por una incomprensible red de filamentos rugosos, de colores azulados y rojizos. La conexión ancestral volvió a atormentarla: aquello era lo único que quedaba de la Tierra.
Seres complementarios, que alguna vez fueron humanos, dominadores... cientos de miles de años después de la última civilización conocida eran gestados industrialmente, hacinados y sometidos por un reino de seres femeninos implacables que los utilizaban como esclavos fieles.
Los "ódriap" callados y sumisos, cuerpos fuertes programados para la esclavitud, manipulados genéticamente, hombres transgénicos sin pensamientos ni memoria, destinados a ser las víctimas de sus ancestrales compañeras...
Altira sonrió. De repente había sentido hambre; era necesario volver. Pasó su lengua violácea sobre los diminutos y afilados dientes.
Las celdas "buihara" ya estarían dispuestas...

10 comentarios:

genialsiempre dijo...

Bueno, qué sorpresa, pero si ésto debe ser un cap´´itulo de alguna novela que estes escribiendo, porque si no es así ¿porqué?.
Me parece que en su género es muy bueno, aunque precisamente como yo no soy seguidor de este género a lo mejor me ciega la amistad, pero seguro que otros más doctos que yo (por ejemplo nuestro común amigo el equilibrista) opinan de forma parecida.

Enrique Rojas Guzmán dijo...

Interesante blog, dejo mi huella para no perderte el rastro. Volveré.

Saludos

tangai dijo...

Gracias por vuestra visita amigos.

Jose María, espero que el equilibrista se asome a la cornisa y emita su veredicto. Estaré complacida por ello.

Enrique, encantada.
Un abrazo.

Dialogotomía dijo...

¡Ostras! Un hormiguero con hombres esclavos dentro y manejados por féminas. Guau, esa bien podría ser la fantasía de muchos hombres.
¡Imaginación al poder! Aunque no dudo que un día así sea.

Vaya mundos te creas...muy sugerentes y cargados de erotismo.

tangai dijo...

¡Sí!, y la de muchas mujeres amigo mio...
Pero de lo que quizás no te hayas percatado es del final horrible que sufren esos hombres...
Son devorados.
Gestados, esclavizados, utilizados para el sexo y al fin, devorados por estas mujeres sin piedad.
El sexo femenino convertido en único poder...
¿Seguiría la fantasía? ¿Hasta dónde llegaría el erotismo en este relato de ciencia-ficción?
Podría ampliarlo... ¿sigo?
Acabas de abrir, querido amigo, la caja de Pandora...

Dialogotomía dijo...

Bueno... el zángano muere después de copular con la reina. Al parecer y según leí hace tiempo, la reina vuela alto, muy alto, tan alto que sólo un zángano pueda seguirla y entonces copula con él. Luego el zángano muere.
Y de todos es sabido lo que le ocurre al macho de la mantis religiosa y por si fuera poco, Luis Racionero, en su libro "Sobrevivir a un gran amor seis veces", hace una clara alusión al caracter precindible del macho una vez que la hembra ha sido fecundada. Como mucho, su papel principal consiste en seguir aportando alimentos, pero sí es cierto que la hembra, en muchos casos, ya le ve de otro modo a como le veía en su etapa de cortejo. ¿Un razonamiento éste demasiado asilvestrado? Quizá.

Sigue, sigue... a mí, particularmente, me parece justo morir devorado por la hembra si antes me ha matado a pol..s. Muchos mueren así y apenas lo catan.
Soy hombre, ¿se nota?

Dialogotomía dijo...

Por cierto, hace algunos años vi un documental en el que unos biólogos postulaban la posibilidad de que en el futuro, un futuro muy lejano, el hombre como ente masculino, llegase a ser prescindible y sólo quedasen mujeres capaces de autofecundarse. Vamos, como las hermafroditas tenias.

tangai dijo...

Jajaja! Oído cocina. Veo que estás documentado, eso siempre.
Me encanta que te lo tomes con tranquilidad, y que le encuentres el punto a la cosa.
Si el hombre ya está muerto... no le dolerán los mordiscos...
No sé, sin embargo, si quedarme tan pancha con esta visión fururista de las relaciones entre hombres y mujeres.
Me gusta más la lucha cuerpo a cuerpo por el poder, es más interesante que adiestrar al hombre y convertirlo en esclavo y comida.
Se me ocurre un nuevo juego para NIntendo DS...
Eres genial.
Besos.

Pmartimor dijo...

Estos relatos son un divertimento para la imaginación y además siempre encierran una moraleja de la que podemos aprender algo, aunque solo sea por comparación :)
Un abrazo
Pablo.

tangai dijo...

Sï, cierto. Me he divertido imaginando el planeta Nodriza, y a sus terribles habitantes, jeje.

Un abrazo, y gracias por subirte a la cornisa un ratito.