miércoles, 27 de octubre de 2010

DETALLES QUE CAMBIAN


"Parece que el tiempo pasa..."

Eso me dije esta mañana cuando llamé a las niñas para llevarlas al colegio. Ángela se hace le remolona, se da la vuelta y vuelve a taparse.

En la pared de su cabecera puso hace poco un póster de tres gatitos pequeños envueltos en una boa de plumas lila.

Se me ocurrió hacerle la gracia, igual que el día que estrenó el pijama de flores:

"¡Anda... Ohhhhh, se te cayó una flor... Ohhhh!". Ella se miró el pijama y yo solté una carcajada...

Hoy le dije: "Ángela espabila... Mira; hasta los gatitos se despertaron ya. Míralos con los ojos abiertos..."

Ángela se frota los ojos y pestañea. Y con la voz ronca me dice la primera frase del día:

"Mamá, ¿pero tú piensas que yo me voy a creer eso...?"

8 comentarios:

Equilibrista dijo...

Grandísimoooooooooo este relato

Me has sacado una sonrisa de oreja a oreja. Me ha gustado mucho, Tangai ^^

A mí y a todos los personajes de los posters de mi cuarto.

tangai dijo...

¡Jajaja, gracias compi!

genialsiempre dijo...

Si es que la más niña de las tres eres tú!!

Pedro dijo...

No es por ná, pero ese gatito con gafas tiene la misma carita que tu remolona Angela. Díselo de mi parte.

Besos para las tres.

Dialogotomía dijo...

Me has hecho recordar a mi madre cuando venía por las mañanas a despertarme. Me daba mucha rabia porque siempre entraba gritando, abriendo las ventanas de par en par y diciendo...¡Vamos, que ya han pasado las burras de leche!

¡Nooooooooooooooooooo! ¡Yo quiero dormiiiiiiiirrrrrrr!

Un gesto cotidiano que visto desde tu punto de vista y el mío es realmente bello. Desde el punto de vista de la niña....pues no sé.

tangai dijo...

¡Ay, Jose María que acertaste! A veces somos tres niñas peleándonos o soltando disparates. Aunque intento poner cara de madre con ellas y en las reuniones del colegio, ya sabes... Sabes también que hacen conmigo lo que quieren...

tangai dijo...

Pedro, Ángela es la pequeña, aunque gatunas son las dos.
Para remolonear se turnan, sin previo aviso. Es una extraña sincronía como en el vuelo de las aves y las abejas.
Aunque a veces son las dos a la vez...

tangai dijo...

¿Las burras de leche? No conocía esa expresión.

Pues sí, desde el otro lado es horrible que te levanten cuando mejor estás...
A mí me ocurre con el despertador del móvil. Todos los días le suelto un improperio.
Bueno, me acuesto tarde...