viernes, 18 de junio de 2010

NO HAY NADA NUEVO BAJO EL SOL.


¿Qué estarán pensando los millones de parados que arrastran sus zapatos comprados en los baratillos, al ver a la princesita de Suecia?
¿Qué pensará el abuelito que busca en las sobras que tira el supermercado algo que aún esté bueno para comer?
¿Qué piensa la abuela coraje, que trabaja limpiando casas por 300 euros al mes, y mantiene a sus hijos y a sus nietos, todos en su casa viviendo?
¿Qué piensan esos padres de familia, que han perdido su casa, comprada con toda la ilusión y esfuerzo del mundo?
¿Y los jóvenes enamorados que desean vivir juntos?
¿Y los que trabajan 12 horas diarias por 500 euros al mes, y con seguridad social de tres horas?
¿Qué tal ánimos tendrán los que se encadenan a los ayuntamientos, los que duermen en la calle, los que hacen huelga de hambre para que les paguen sus sueldos?
¿Qué piensan las amas de casa que remiendan camisetas y cortan ellas mismas el pelo a sus hijos para ahorrar algunos euros?
¿Qué piensan los que comen en comedores sociales, los que no tienen oportunidad de pagar un dentista para sus hijos?







Y la princesita se atusa la enagüa, y el bufón saca brillo a sus cascabeles, y la gran farsa humana se apresura a dar paso a una nueva función. Que todo el mundo mira, que el terciopelo debe ser suave, que el carruaje majestuoso... que el pueblo nos mira, que los pobres desgraciados que miran el televisor nos observan.





Y las televisiones ordenan sus palabras, que la monarquía y la iglesia y dios y amén.
Y los periodistas se peinan, mientras sus jefes les pinchan en el trasero.
Y "don rockefeller" prepara el chaqué, y la limusina y la levita del camarero.
Bajo tierra aplauden sus muertos, así así.
Y la arrogancia y la estupidez hinchan el buche.






Mientras el sol les regala su calor, mientras un gorrioncillo muestra su alma, mientras las rosas exprimen su perfume...
¿Qué piensan los pobres...?
¿Por qué tu derrochas y yo no tengo para comer?, no me hacen falta carrozas, ni menaje de loza fina, ni zapatos a medida.







¡Míralos, míralos!, en su mundo. ¡Míralos allá en aquel otro planeta!

13 comentarios:

genialsiempre dijo...

Te diré lo que piensa este pobre: A ver si surgue un nuevo Robespierre que lleve a la guillotina a todos los mangantes del mundo,

Pedro dijo...

Desgraciadamente todo eso ocurre en este mismo planeta, bajo nuestras miradas, con nuestra condescendencia, con el único derecho que el pataleo.... y muchos ni siquiera saben que poseen ese derecho.
Dan ganas de vomitar... por no hablar de lo que está ocurriendo ahora mismo en Sudáfrica, país de pobres donde los haya.

tangai dijo...

¡Ay Pedro!, y los que arriesgan la vida lanzándose al mar, creyendo que encontrarán un espejismo que les valga. El mundo no lo gobiernan las leyes, ni los derechos humanos, el mundo prostituye su valor al poder. El poder es el proxeneta, el cáncer de las civilizaciones.

Víctor dijo...

A nadie nos gusta la violencia, pero...me temo que anda cerca.
Esto no lo arreglan las palabras, ni los buenos modales, ni la filosofía, pues ésta última parece que está destinada a ser aplicada únicamente a los que pasan hambre y no tienen donde caerse muertos.
Filosofía para el pueblo, que falta les va a hacer. Como genialsiempre, yo reclamo la guillotina, pero que al mando no haya otro poderoso, que al mando esté el pueblo.

Un beso, Tangai.

tangai dijo...

Pues sí, el poder del pueblo... Algo diluido en líquido pegajoso y pestilente. La mentira, la dominación, la extorsión.
Ahora tocan unos diítas de fiesta informativa al respecto del bodorrio.
Estoy con Jose María, y le doy las gracias por su comentario.
Un Robespierre pero con atuendo de obrero. Pura lucidez.
Gracias Víctor, otro beso.

Carmen dijo...

Lo peor es que no son de otro planeta, son nuestros vecinos los que pasean sus derroches sin importarles la miseria que dejan en los otros portales. Siempre fue así, y para nuestro desasosiego, siempre lo será.

Un pedazo de entrada-denuncia. Ojalá se cambien las tornas. Un besito.

tangai dijo...

Gracias Carmen. La pregunta ahora sería... ¿qué haríamos nosotros si fuéramos ricos?, ¿pensaríamos en los demás?, ¿qué haríamos por los que menos tienen?, ¿qué haríamos?. Gracias por entrar un ratito.

Víctor dijo...

Esa pregunta que haces, Tangai, me la he hecho yo muchas veces.
Pienso que la mayoría de esas personas que están pasando hambre en el Tercer Mundo, serían como nosotros en cuanto pudieran. Exactamente igual a nosotros, pues estamos hablando de humanos.
Ahora bien, quiero pensar que algunos tenemos en la cabeza otras cosas. Yo no quiero ser rico y por eso mismo no estoy arriba. Cuando deseas algo con mucha fuerza, lo más probable es que lo consigas, pues empeñarás lo que sea por conseguirlo.
Si pasas el término medio (y que nadie me pregunte qué es el término medio. Aristóteles os lo cuenta de maravilla), estás abocado a despeñarte de un modo u otro.
No soy rico porque no quiero, porque estoy bien así y porque conseguir más dinero no es mi meta.

Quiero pensar que hay más gente así. Con esto creo que tus preguntas podrían quedar más o menos respondidas.
Hasta tal punto llega mi convicción, que pudiendo ganar dinero, mucho dinero de forma fácil, casi sin esfuerzo y absolutamente legal, me niego a ello.
Lo que hago es desear menos cosas inservibles y disfrutar conscientemente de lo que tengo.

Besos.

Kanibal dijo...

Verás... yo es que ahora estoy en mi casita con el buche lleno despues de una suculenta cena, delante de mi ordenador de 1000 eurazos (que realmente no necesito) y con mi conexión a internet de 300.000 gigabaudios, así que creo no tener derecho a opinar.

Saludos

tangai dijo...

Esa es la mejor "vacuna" contra la estupidez, Víctor. La consciencia. El dinero vuelve al ser humano un pedazo de carne, sólo atento a sentir sus placeres inmediatos.
Cuando me he sentido como una diosa, libre, es cuando menos cosas he tenido.
Otro beso para tí.

tangai dijo...

Kanibal, gracias por entrar a este pequeño rincón. Ven cuando quieras, que espero tu visita. Gracias por tu simpatía y atención. Un abrazo.

Raquelilla dijo...

profundisimo, a la yugular, como tie que ser. Espero que encuentres trabajo pronto, tita, que hase farta.
Ra

tangai dijo...

Gracias Raquel por venirte un rato. Por todo.