miércoles, 22 de septiembre de 2010

Ejemplar de hoy de "VIVA CADIZ"

Transcribo un correo publicado en este diario.

LAS MUÑECAS DE ZP Y EL TALANTE ANTE LAS CRÍTICAS.

Las muñequitas de Zapatero ¿qué se enfadaron las susodichas? A ver, ¿no son estas señoras ministras las que hablan de libertad de expresión, diálogo y talante? ¿Qué pasa que cuando va dirigido a ellas ya no causa tanta gracia? Un periódico extranjero describe perfectamente a las miembras de nuestro singular gobierno. Vale, esto mismo se comenta al nivel de calle todos los días desde hace seis años, justo desde el momento en que apareció la representación femenina PO-SAN-DO con el cejas en una revista. Aquello fue una burla por parte del gobierno de la progresía ante la mayoría de los españoles. Modelitos para aquí, modelitos para allá, niñas pijas en su mayoría que sólo están ahí para cubrir la equidad de Zapatero. Y si criticas algo, siempre están con el machismo, pero trabajar poquito. A lo que llegan es a un estudio del clítoris o a subvenciones a la desigualdad de Zambia. Una tomadura de pelo. Deberían estar avergonzadas viendo que en vez de comentarios sobre su trabajo, nulo, el periódico alemán hace hincapié en el aspecto físico. Y se quedó corto, porque no hablan de la estrafalaria Pajín, sino el comentario sería mundial.
Miren, muñequitas, a esto se llega por la nulidad que representan a nivel internacional. A nivel nacional se opina lo mismo que el periódico alemán. ¿Saben lo primero que deberían de meter en sus cabecitas? Más trabajo y más respeto hacia los españoles, porque lo que dice el periódico alemán, lo piensan la mayoría de los gobiernos europeos. Y con sus pocas aptitudes nos están dejando una imagen de gestión deplorable. No todo va a ser jabón por parte de los periódicos de la progresía. Hay verdades que duelen. ¡Ah!, y talante ante las críticas.
E.B


Aquí os dejo la joyita, amigos. ¿Son imaginaciones mías, o utiliza esta persona un lenguaje misógino?
Ya me extenderé mañana, hoy estoy muy cansada.
Por supuesto, he querido poner un correo al diario este, pero como siempre mi ordenador hace lo que quiere, y no lo he conseguido.
Se abre el turno de comentarios. Subanse a la cornisa.
Gracias.

9 comentarios:

genialsiempre dijo...

Me temo, querida amiga, que en este caso son imaginaciones tuyas y este diario no dice otra cosa que lo que piensan millones de españoles, se puede estar de acuerdo o no, pero pensar se piensa.

tangai dijo...

Una cosa es estar de acuerdo o no, con el trabajo que hacen las ministras. Personalmente, mi opinión es que se debe de hacer más de lo que se hace, pero todos.

De izquierdas, derechas o arriba o abajo, que eso me da lo mismo porque yo soy un vagón de cola, y sé perfectamente que me jubilaré con los huesos machacaos y poco más.
Y otra cosa muy diferente es hacer referencias a su forma de vestir, y referirse con el termino "muñequitas". Me parece que existe un poso sexista como poco.
Naturalmente, es indignante que se mezcle la forma de vestir con el trabajo desempeñado por una persona. Y las ministras, las amas de casa, o las asesinas en serie, no son "muñequitas", son mujeres. Las "muñequitas" están en cajas de cartón, y son de plástico. Y, por supuesto, no hablan ni son ministras.
Me parece perfecto que Zapatero depositara estas responsabilidades en mujeres, que ya tocaba, por otro lado. Y así debería de ser siempre en todos los estamentos de la sociedad, que los fallos o los logros profesionales se miden y basan en el esfuerzo y en el trabajo. Que ya está bien de tanto asociar. Me da exactamente igual si tengo que criticar el trabajo de un ministro o de una ministra, pero lo que no me parece, bajo mi punto de vista, atroz, es la referencia al modo de vestir, y el uso de palabras irrespetuosas y mucho menos hacia las mujeres.
Esto me recuerda, y no puedo evitarlo, a estos recreos en los patios de colegio en los que un niño o niña, por ser algo torpe o vete a saber por qué otra cuestión era objeto de doble burla, por su nariz torcida o por unos zapatos feos.

genialsiempre dijo...

Totalmente de acuerdo con el fondo, pero, insisto, eso que dice el artículo lo piensan millones de españoles, no se puede negar la realidad, y aunque no se esté de acuerdo hay que respetarlo. Las ministras se lo han ganado a pulso ellas solas.

Manuel dijo...

No creo que millones de españoles piensen eso. A lo sumo, tú pensarás eso, porque no creo que le hayas preguntado a millones de españoles sobre el asunto. Las ministras fueron portada en su momento,por eso, porque eran ministras, y si millones de españoles pensasen lo que, posiblemente, tú piensas, es que el ministerio de igualdad está más que justificado. Es decir, Camps se pone trajes, regalados por empresarios que luego reciben contratos públicos, a razón de 3.000 euros el traje, y no sale en la portada de ningún diario alemán. Tendré que pensar que, más que el valor del traje de la ministra, a todas luces inferior a los trajes de Camps, el acento de todo habría que ponerlo en el hecho de que, esta vez, sean mujeres las que presidían los ministerios.
Estas mujeres se batido el cobre, y han trabajado mucho, muchísimo, y han dejado huella en muchas leyes que intentan poner coto a las injusticias sociales propias del salvaje capitalismo.

Manuel dijo...

Imagino que, dados a creernos el populismo de las primeras planas de los diarios sensacionalistas, también habrá que aceptar que Belén Esteban es la princesa del pueblo y que podría ser la tercera fuerza política del país. No sé, no sé, no sé.

tangai dijo...

Estimado Manuel, acuérdate de que quien vota es el pueblo. Por lo tanto la opinión del pueblo, es básica y fundamental. De hecho los políticos basan sus planificaciones en las encuestas. No es que me fie demasiado de las encuestas (la política tiene unos dedos muy largos), pero sí me fío de lo que diga un internáuta que envía un correo a un periódico (a no ser que se lo hayan diseñado virtualmente, aunque esto sería ya rizar mucho el rizo)
Supongo que lo de la princesa del pueblo será una broma, por lo que lo dejaré estar sin más.

Lo del "acento habría que ponerlo", es algo que ya debe estar más que superado. Por lo visto va a tener que hacerse un cambio radical en la vestimenta de los ministros. Sí, una especie de uniforme escolar. Lo que me pregunto es: ¿le ponemos a todos corbata y traje pantalón?, ¿o mejor vestidos?. Francamente, me encantaría verlos a todos vestidos como los tripulantes de "Star Treck", tal vez de sta manera, dejaríamos de "acentuar" el sexo del cargo público en cuestión y centrarnos de una puñetera vez en si hacen bien o no su trabajo.

De todas formas, un ministerio de igualdad será tristemente necesario hasta el día en que se dejen de pensar en diferencias.
Mientras existan anuncios sexistas, comportamientos discriminatorios, violencia de género, abusos, violaciones y un largo etcétera, deberá existir un organismo que modere acciones contra toda esta lacra injusta.
Y sí, comenzando por las propias mujeres. Mujeres que se dejan llevar, mujeres que aún votan lo que vote su marido, mujeres que educan a sus hijos e hijas de manera diferente ( con el apoyo natural del padre).
Mientras existan mujeres que piensen que tienen inferior valía que un hombre, deberán existir políticas de igualdad, porque hay mucho camino que recorrer y prácticamente estamos en pañales. No quisiera adentrarme en más, en estos momentos, pero apuntaré que existen muchas más batallas y puntos en los que prestar atención. Pero esto lo dejaré para otra entrada.
Y no, no he podido hablar con millones de españoles. Ya sabré algo cuando abran las urnas la próxima vez, y de digo.

Gracias por debatir, es un sano ejercicio.
Un abrazo.

tangai dijo...

Jose María, supongo que como se lo ganarían o ganan los ministros. En este particular, se debería añadir @.

Dialogotomía dijo...

Pues...supongo que los más "progres" estarán de acuerdo con los modos de vestir de las ministras y los más conservadores, pues supongo que no.
No sé mucho de política salvo que están ahí para favorecer al que tiene la pasta. Eso siempre fue así y cuando la pasta merma, los primeros perjudicados son los de abajo.
Para no herir susceptibilidades deberían vestirse lo más moderadamente posible, sin lucir modelitos ni leches, pero... los tiempos cambian y es posible que un día veamos a los policías vestir con disfraces varios o al mismísimo Rey con una cresta multicolor de pelo implantado.
Ni idea. Los límites cada vez me parecen más difusos. ¿Es bueno? ¿Malo? Sigo diciendo que ni idea.
Somos muchos, así que hay opiniones para todo.
Por mi parte, que se vistan como quieran. Aunque mañana pensaré que mejor que fueran de uniforme estricto.

tangai dijo...

Amigo Víctor, me ha hecho gracia imaginar al rey con una cresta multicolor, pero espero que para cuando estas libertades de expresión lleguen a las "altas esferas", la monarquía sea historia.
Lo del uniforme para los políticos sería interesante, ya que casi siempre parece que estamos ante un colegio de niños grandes. Vestirlos a todos como los tripulantes interestelares de un gran nave nodriza sería genial.
Evitaría que dijeran que Leire Pajín es estrafalaria... aunque imagino que seguirían arremetiendo contra el cuello de Fernández de la Vega, las cejas de ZP, o las orejas de la Pajín. Esto pasando por supuesto por la diferencia de altura entre Sáenz de Santamaría y Mariano Rajoy, comparándolos quizás con Quijote y Sancho.

Aprovecho, el que quizás sea el último comentario de esta entrada, para decir que me parece bestial el que NINGUNA mujer (que sé que alguna me lee) haya querido dejar su comentario sobre esta entrada.
Lo cual dejo en cuarentena, antes de emitir parecer al respecto. Sólo me quedo con la palabra "increíble".

Gracias, amigo.