sábado, 22 de mayo de 2010

UNA MUJER BUENA.


El pasado 19 de Mayo, se dió la noticia en todos los informativos: Una mujer había sido asesinada "presuntamente" por su pareja sentimental. A puñaladas, en plena calle. Había muerto desangrada. Y en todos los informativos... de una cadena de "cuyo nombre no quiero acordarme", enunciaban de esta manera la fatal noticia:

"ERA UNA MUJER BUENA, JAMÁS DENUNCIÓ..."

Mi estupor duró tan sólo un instante, al momento se convirtió en ira.

Lo siento, no puedo dejar de ser comedida.

Para que sirva de "escuela" , desinteresadamente, por supuesto y porque no puedo hacer otra cosa mejor al respecto, debo decir... no,... GRITAR algo. Desde aquí, desde mi humilde rinconcito.

Una mujer que sufre maltrato reiterado normalmente y por desgracia, arrastra una distorsión sobre la realidad bastante peligrosa para sí misma. En todos los sentidos; puede ser que corra peligro su vida o que corra peligro su futuro (sicológicamente y socialmente hablando), con lo que también "muere" de alguna manera.

Una mujer maltratada, mira a su agresor y piensa en lo guapo que está, en que hoy la abrazó y la miró con ternura...

Una mujer maltratada, se quita el delantal admirando lo brillante que le quedó hoy el fregadero, y se regodea en ello...

Una mujer maltratada, siente el escozor de los golpes en la cara, y el dolor en sus costillas... o en el alma, pero piensa que es normal que su pareja se enfade con ella porque es un tiesto que no sirve para nada.

Una mujer maltratada, se abre de piernas en la madrugada para evitar que su pareja la fuerce. Así se acaba antes.

Una mujer maltratada, piensa que tiene lo que se merece, y que él es cariñoso muchas veces...

Una mujer maltratada, piensa en lo bonitos que están los geranios...

Una mujer maltratada, piensa que si denuncia su cruz, será una mujer mala. Traicionará al hombre que quiere, y la justicia podrá hacerle daño a su amor.

La distorsión de la realidad es tan cruel, como cruel lo que está sufriendo.

Y no les quepa la menor duda de que una mujer maltratada, que escuchara (seguro que habrá centenares por desgracia) la noticia que "vomitaron" el 19 de Mayo, pensará:

"Yo no soy mala. Soy una mujer buena. Es verdad, no hay que denunciar."

Por lo tanto MALDITOS DESCEREBRADOS, cuidad lo que decís por televisión. Porque quizás, tan sólo quizás habréis colaborado a que mañana aparezca otra mujer cosida a puñaladas... o asfixiada, o violada, o destrozada, o loca, o reventada, o atropellada, ultrajada, golpeada, o prendida fuego, o rociada con ácido su cara, o arrojada al vacío desde un balcón, o a la vía del tren o del metro...

CUIDADO, POR FAVOR.

POR ELLAS.

POR TODAS.

16 comentarios:

Anatxu dijo...

plas,plas,plas,plas,plas,plas

No puedo, por más que lo intento, leerte sin que las lágrimas caigan por mis mejillas.

Cuando alguien te maltrata,física o psiquicamente, crea un velo en ti con el que no puedes ver ni sentir la realidad.
Y así te puedes tirar toda la vida,sin darte cuenta,o darte cuenta y echar valor a la vida. La línea que separa esta decisión es muy fina.
Pero romper el cordón umbilical que ël ha creado en ti dura años,décadas y a veces toda una vida,es muy duro,doloroso y humillante, a veces.
PERO MERECE LA PENA¡¡¡¡¡¡¡
DESDE AQUÍ MANDO ANIMO, POR LAS QUE YA NO PUEDEN PORQUE YA NO ESTÁN.
Besos, de corazón y lo sabes.

tangai dijo...

Todo cierto Ana. Hay mujeres que llevan tiempo visitando al sicólogo, pero no son lo suficientemente fuertes como para tomar la decisión de plantar cara al maltratador. MIEDO. Muchas cosas. Existe la dependencia emocional, económica y sexual. Así se explica cómo una mujer con independencia económica vuelva con el monstruo que la maltrata. Es una madeja tan enorme de historias... Y luego quedan las secuelas, secuelas de por vida. De una u otra manera, y sólo las más fuertes son capaces de rehacerse y volver a construir su autoestima. Esto puede llevar toda la vida. Pero, ¿sabes qué Ana? Hay que defenderlas y apoyarlas, a las que murieron "vengarlas", ¿cómo?, SEÑALA AL MALTRADOR. DENUNCIA, SI VES, OYES... A POR ELLOS, SIEMPRE. Y sobre todo, cuidemos a nuestras niñas. El amor no es la hostia.

genialsiempre dijo...

Aunque se puede argumentar que no sé de lo que hablo, os entiendo perfectamente. Yo aporté en su día un granito de arena con un poema contra el maltrato. Recientemente una Asociación de mujeres de Chiclana me lo ha pedido para tenerlo enmarcado en su sede social. Todo lo que se haga es poco, pero, en mi opinión, el gobierno también se está equivocando en su política al respecto.

Anónimo dijo...

Precisamente ayer un amigo me comentaba que no comprendía porqué una amiga suya se quedaba junto a un hombre que la maltrataba y que incluso lo defendiera.
Bueno, me gustaría decir que el maltrato no parte siempre de un hombre, que no deberíamos hacer una guerra de sexos.
Luego, para los que no comprenden que la persona maltratada se crea merecedora de castigo y que defienda a la persona que la agrede incluso, me gustaría decirles que una persona que maltrata se encarga poco a poco de minar la moral, de hacer creer a su víctima que está equivocada, que no sabe pensar, que no sabe lo que le conviene, que es estúpida, que no debe tomar iniciativas porque seguro que se equivocará.
Pero aún así, sé que sólo me comprenderán los que han sufrido lo que se llama "luz de gas".

Eva.

Pedro dijo...

Me uno a los aplausos de Ana. Con denuncias así, se puede llegar a comprender algo (en contra de lo que piensa Eva (un besito para ella)) ese grave problema que tiene enquistada a gran parte de la sociedad; y no me refiero sólo a l@s maltratad@s, sino también a todos aquellos que no señalan, que no denuncian, que miran hacia otro lado... La lucha es de todos, no conviene olvidarlo.

Un beso.

Víctor dijo...

Sucede que muchas veces una víctima busca un verdugo. Mujeres muchas hay que dejan una relación de maltrato y resulta que vuelven a encontrar un hombre que las maltrata de nuevo. Una vez, pase, pero dos...ya empezaría a dudar.

Con esto quiero decir que los seres humanos, en cierto modo, somos como piezas de puzzle que ofrecemos una forma determinada que encaja perfectamente con la forma que otro individuo muestra. De ese modo, una forma redondeada casará perfectamente con otra forma en media luna.
Una mujer que permite la primera bofetada o la primera vejación psicológica está destinada a seguir repitiendo ese mismo patrón.
Darse cuenta es la cuestión, saber marcar los límites y tener claro lo que no nos merecemos y lo que sí.
Conozco algún caso de estos y por más que se le hace ver a la persona que está permitiendo algo peligroso, parece que le compensa de algún modo. Miedos, inseguridades, falta de confianza en uno mismo, etc.

Lo deseable es una relación de igual a igual, pero también existen relaciones víctima-verdugo.

En tu texto, Tangai, mezclas la belleza de tu redacción con el dolor del maltrato. El conjunto es como la vida misma.

Un beso.

Carmen dijo...

El problema está en que la televisión es el medio que más nos llega, y una frase desafortunada como esa, puede hacer mella en muchas mujeres. Una pena que sigan habiendo mujeres maltratadas, hombres maltratadores y ojos ciegos.

Un beso, Chari, me has emocionado.

tangai dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios. Celebro tanta comprensión en este tema. Efectivamente debemos estar todos a una con estas cosas. Quisiera decir, respecto al comentario de Víctor, que no es realmente tan sencillo como que víctima "busca" a maltratador. No. Es mucho más complejo que eso; realmente ocurre que una mujer vuelva a "reincidir" con otra pareja que la maltrata, pero esto no obedece a un "gusto" especial (dejemos el gusto ese para los masoquistas). Cuando una mujer recibe la primera bofetada y la consiente habría que mirar qué experiencia ha tenido esta mujer en su niñez, y en su primer amor. Cómo está su autoestima ya en el momento de la relación que la está dañando. Cuando la autoestima viene arrastrándose a duras penas desde la adolescencia, ocurre que se idealiza al primero que le dice "te quiero". Y de esta manera pasa a depender emocionalmente de la única persona que le "hace caso" y que la "quiere". La dependencia sexual viene dada también por los complejos físicos, derivados a su vez por la falta de autoestima, máxime cuando se han tenido hijos y el cuerpo ya no luce como antes. El miedo a no gustar, devuelve la atención al maltratador y la dependencia sexual cierra un eslabón más en el maltrato... Podría hablar mucho de todo esto, pero quería puntualizar esto. La autoestima mermada es la causa.

Manuel dijo...

Si al número de asesinos "de género", le restas el número de asesinas "de género", que las hay, y la cantidad que te queda, la divides entre el número de hombres españoles, mira a ver cuando encuentras un número, a la derecha de la coma, que no sea cero.... Te quedarías sorprendida. La injusta ley de igualdad, que legaliza el maltrato a los hombres solo por ser hombres, no soluciona nada. Al contrario, mañana mismo, si te lo propones, le destrozas la vida a un hombre, solo diciendo que te ha maltratado. Tu caso es tu caso, no generalices, ni todos los hombres somos maltratadores, ni todas las mujeres sois santas.
El que la haga, que la pague. Otra cosa, yo he visto chicas que iban con chicos que las maltrataban. ¿He de pagar yo, que solo he sufrido el maltrato de vosotras, porque una chica elija como compañero sentimental a un maltratador, porque eso se ve venir, nadie maltrata de golpe, de buenas a primeras, eso es algo que se ve, y si no ve, se intuye, que las mujeres tenéis muy buena intuición, según decís.
Tienes todo el derecho de mundo a quejarte, si te han maltratado, y, para aquellos/as que puedan inferir de mi comentario anterior, que la "culpa" es de la mujer por elegir mal, les diré que no, que la culpa es siempre del que comete el delito.
Actualmente, y hay que decirlo porque es un hecho, muchos, muchos de los maltratadores y asesinos "de género" son emigrantes sudamericanos, que provienen de una cultura donde el machismo está mucho más acentuado que en la cultura española. Sé que el machismo aún perdura, pero también me da rabia, ver como muchas mujeres son machistas cuando obtienen beneficios de esa actitud, y feminazis cuando el beneficio proviene de las políticas de "igualdad". La situación es complicada, hay mujeres que sufren, y hombres que ven lesionado su derecho a la presunción de inocencia. El camino que llevamos no es el adecuado, pero el enfrentamiento solo provoca enfrentamiento.

tangai dijo...

Hola Manuel, ante todo gracias por dejar tu comentario en el blog. Valoro todas las ideas y comentarios de quienes pasan por aquí.
Quisiera decirte que siento mucho si has sido víctima de cualquier tipo de maltrato. Estamos de acuerdo en que es inadmisible totalmente y que las relaciones entre personas, ya sean amistosas, laborales o sentimentales deben de ser siempre de igual a igual.
Tu exposición señala en primer lugar a la ley del maltrato. Esta ley debe proteger a todas las víctimas sean hombres o mujeres. Realmente es un paso adelante tu queja, ya que demuestra la sensibilización cada vez más afianzada y extendida en la sociedad, por estos temas. Y a su vez, el "resquebrajarse" de un machismo enquistado en ella durante milenios. Para que un hombre admita que ha sufrido o que sufre maltrato por parte de una mujer, es necesario un cambio de pensamiento en éstos y un nuevo despertar social a la igualdad.
Actualmente, el cambio de roles ha propiciado el aumento de la violencia femenina, máxime cuando en algunos contextos esto se valoriza como sinónimo de fortaleza, siendo en cambio signo de inseguridad. Mientras exista ese machismo enquistado, y por motivo del mismo un hombre sentirá vergüerza en reconocer ser ultrajado por una mujer. Por lo tanto pienso que tu comentario señala un paso hacía adelante en este asunto, y es una "baliza" que señala que algo está cambiando.
Por otra parte te informo de que cuando un hombre es denunciado por su pareja, éste es objeto de un examen por un siquiatra forense que hace un estudio pormenorizado de su perfil sicológico y determina si efectivamente es proclive a ser violento o no. Estas dos entrevistas, que se hacen en días diferentes, se complementan con un test de más de 500 preguntas que ayudan al profesional a conformar el perfil del sujeto. Por supuesto, la mujer que denuncia también es objeto de este estudio. Puedo asegurarte que una mujer que pone una falsa denuncia y a la luz de un buen profesional es "retratada" en su testimonio, ya que existen parámetros clarísimos que nos dicen cuándo sus testimonios son verdaderos o está mintiendo.
Volviendo al post que publico, he de decir que mi intención no es la de generalizar, como dices, sino la de presentar una realidad existente. Tengo que señalar que el número de mujeres maltratadas es superior al de los hombres (si esto realmente no es así, deberían ellos dejar la vergüenza a un lado y denunciar), y que el número de personas asesinadas en manos de sus parejas tienen cara de mujer (amoratada y destrozada por los golpes en numerosas ocasiones).
Por supuesto que la queja es un derecho, como lo es la concienzación y la educación. En absoluto opino como dices que una mujer "elige" a su compañero maltrator. Vuelvo a incidir que esto en su amplia mayoría es fruto de una autoestima baja, o nula, o de una educación también excasa. Y vuelvo a incidir en que existen mujeres con alto nivel adquisitivo víctima de maltrato, porque desgraciadamente la sicología humana se presta a estos "barrizales". Hago extensivo esto mismo a los hombres, por supuesto.
Dices que "he de pagar yo" refiriéndote a tu persona "el maltrato de vosotras"... Debo decirte que si has sufrido o sufres maltrato debes denunciar, y no pensar que el resto de mujeres (maltratadas) claman contra tí su dolor. Y decirte, que el maltrato casi nunca se ve venir, porque comienza con pequeñas cosas, tales como imposiciones, prohibiciones, insultos, condicionamientos, intimidaciones, y prosigue con violencia sexual, explotación... golpes. Y que todo esto corre detrás del velo del "amor" por lo cual es difícil "verlas venir" como tú señalas.
Por supuesto que la culpa es del que maltratata, sea hombre o mujer. Y de acuerdo en que existen casos de denuncias falsas, pero no me constan los beneficios que señalas.

tangai dijo...

Por supuesto que la culpa es del que maltrata, sea hombre o mujer. Y de acuerdo en que existen casos de denuncias falsas, pero no me constan los beneficios que señalas. Confío en las personas, haya sido yo víctima o no. Y lo digo porque una persona a la que estimo mucho, ha sufrido maltrato por parte de su ex-pareja, y él acusado de maltrato sin ser cierto. El perfil que se le realizó dió como resultado la nula inclinación violenta de éste hombre y la mentira de la denunciante. Aunque el problema es que ellos siguen sin denunciar por vergüenza porque piensan que pierden su estatus de hombre si lo hacen.
Quisiera terminar esta larguísima exposición, diciéndote que los emigrantes sudamericanos no son ni deben ser objeto de "generalización" como haces. Es completamente injusto, meter a todo el mundo en el mismo saco ( como tú mismo denuncias en tu comentario). Y que la palabra "feminazi" tiene, en mi opinión, connotaciones misógenas.

salvadorpliego dijo...

Que tu pluma nunca deje de denuncias esa serie de hechos.

Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Y hoy ya son 31 mujeres las que han muerto este año, un niño de 5 años también, junto con su madre. No había denuncias.

Eva.

tangai dijo...

Salvador, gracias por entrar en mi casa. Espero que vuelvas. Y seguro que expondré en más ocasiones denuncias como ésta. Ha traído muchas opiniones este post. Respetables siempre.
Eva, amiga, un besazo enorme. Además de compañera de letras, hermana por mi necesidad y paloma de paz. Gracias.

Raquelilla dijo...

Solo decirte: AMEN.

tangai dijo...

Raquel, ojalá... Gracias.